Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

El error de Rajoy y dos sillas rotas en el debate de los presupuestos

La jornada de votación de enmiendas en el Congreso no estuvo exenta de anécdotas.

Rajoy en el Congreso este miércoles.
Rajoy en el Congreso este miércoles.
Efe

La votación de las enmiendas a los Presupuestos en el Congreso no estuvo falta de anécdotas este miércoles. La rotura de hasta dos escaños y un voto en contra por error de Rajoy marcaron la jornada en las Cortes.

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado superó una segunda tanda de votaciones en el Pleno incorporando un total de once nuevas enmiendas a las cuentas de 2017, que se suman a las 20 aprobadas el martes.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se quedó literalmente solo votando en contra de una enmienda que había pactado el PP con el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, a cambio de su apoyo a los presupuestos, aunque el voto del jefe del Ejecutivo no tuvo consecuencias.

La enmienda, que contempla inversiones para vivienda pública en Canarias, salió adelante con 328 votos a favor, 19 abstenciones, y un único voto en contra, el de Rajoy, que encajó entre risas su equivocación.

Con cierta sorna aplaudieron el error de Rajoy desde la bancada de la oposición, aunque la alegría les duró poco, al menos a los socialistas, que probaron la misma medicina en la votación inmediatamente posterior.

Se votaba la enmienda de Nueva Canarias con número 5901 y ahí fueron los diputados del PSOE los que se hicieron un lío y unos  votado en contra y otros se decantaron por la abstención.

Ahí las risas y las chanzas llegaron desde los escaños del PP que aplaudían el error de los socialistas.

Tampoco el error del PSOE tuvo ninguna consecuencia, porque la enmienda iba a ser rechazada de todas formas.

Un escaño al suelo

Escaño roto en el Congreso: el del diputado de Ciudadanos Toni Roldán

Sin embargo, momento de mayor alborozo en el Pleno la rotura de las patas de un escaño de un diputado de Ciudadanos, que obligó a interrumpir durante unos minutos la votación hasta que se retiró el maltrecho asiento.

En el momento en el que se estaban votando las enmiendas de Unidos Podemos a la sección del Ministerio de Fomento se escuchó un fuerte golpe en el hemiciclo.

Cuando las cámaras de televisión enfocaron el origen del estruendo se pudo ver ya a tres diputados de Ciudadanos en pie: Toni Roldán, Marta Martín y Melisa Rodríguez.

El escaño que cedió fue el de Toni Roldán, que se vio en el suelo.

"Se ha descuajeringado", ha bromeado después Roldán, que ha ironizado que no siente "demasiado apego a los sillones", dejando claro que no había hecho "ningún movimiento extraño" para que el sillón se viniera abajo.

De inmediato apareció un ujier que se llevó los restos del escaño, por un lado el asiento y el respaldo y por otro las patas, entre las risas y los rumores de los diputados que presenciaban la escena.

El diputado de Ciudadanos y actor Félix Álvarez 'Felisuco' incluso se atrevió a mostrar las patas a modo de trofeo hasta que el ujier las ha retirado.

Ante el barullo, ha intervenido la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que después de parar la votación, ha reclamado silencio y respeto a la institución porque la Cámara "no es un circo".

Después de unos minutos se reanudó la votación aunque Roldán, todavía sin escaño,  tuvo que votar de pie hasta que un diligente ujier le trajo un asiento nuevo.

Aunque parezca mentira, no fue el único escaño que cedió en este larguísimo debate de presupuestos que dura ya tres días.

No mucho antes, al diputado del PP Jesús Postigo también le cedió una pata del sillón, aunque su incidente no pasó a mayores.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión