Nacional

Una treintena de personas han sido denunciadas por insultos a Víctor Barrio

Por el momento, solo han trascendido los datos de tres de los acusados de herir la memoria del torero.

Víctor Barrio, en imagen de archivo.
HA

Casi once meses después del fallecimiento de Víctor Barrio, la Fundación del Toro de Lidia (FTL) ya ha actuado -a través del despacho de abogados Cremades & Calvo-Sotelo- contra una treintena de personas por ataques a la memoria del torero. Todas las denuncias vienen motivadas por mensajes publicados en las redes sociales y, hasta la fecha, solo han trascendido los detalles de tres de ellas.

La primera admitida a trámite (octubre de 2016) fue la interpuesta al profesor valenciano Vicente Belenguer, quien alegó ante el juez que le habían suplantado la identidad en Facebook para escribir, entre otras cosas, que se alegraba por la muerte de un “asesino” y que tenía intención de “bailar y orinar” sobre sus coronas de flores.

Poco después (enero de este mismo año) fue demandada por vía civil Datxu Peris, edil del Ayuntamiento de Catarroja (Valencia) que declaró que veía “positiva” la muerte de Barrio. Hace un par de semanas, en la audiencia previa, se supo que el próximo 24 de octubre tendrá que declarar ante el juez por “intromisión en el honor de la viuda y los padres del torero”.

Idéntico delito que el que se le atribuye a Rocío Cortizo, una fotógrafa de Hospitalet de Llobregat que escribió: “Apoyo la muerte de todos los toreros y de aquellos que les defienden. No son humanos; son basura. Por lo cual, exterminio”. Además, en ese mismo texto, la demandada afirmaba que no entendía cómo la sociedad puede lamentar la muerte de “asesinos en serie”.

Por ello, tal y como explica Teresa Sáenz, abogada de Cremades & Calvo-Sotelo encargada de llevar el caso, “la familia de Víctor Barrio ha reclamado -mediante una demanda civil que también acaba de ser admitida a trámite- una indemnización de 3.000 euros en concepto de daños y perjuicios, el arrepentimiento ante el juez y una rectificación”.

Asimismo, según confiesa Sáenz, el despacho ha interpuesto querellas por “injurias, calumnias o incitación al odio” a alrededor de 25 sujetos que todavía no han sido identificados por la Policía Nacional. “Una vez analizados todos los mensajes, trasladamos a la Unidad de Investigación de Delitos Tecnológicos aquellos que consideramos que son más graves. Poco a poco, irán saliendo a la luz los datos de sus autores”, indica, y subraya que “el supuesto anonimato en las redes sociales no impide la denuncia, identificación y posterior acción judicial”.

En ese sentido, Sáenz concluye asegurando que “aún siguen apareciendo insultos hacia Víctor Barrio”, y que “las demandas pertinentes serán dadas a conocer cuando corresponda, de acuerdo con la estrategia procesal”.

Etiquetas
Comentarios