Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

El fiscal atribuye a un círculo sociopolítico complaciente el expolio del Palau

Emilio Sánchez Ulled expone los informes finales de este importante caso de corrupción.

El fiscal Anticorrupción, Emilio Sánchez Ulled.
El fiscal atribuye a un círculo sociopolítico complaciente el expolio del Palau
Efe

El fiscal Anticorrupción Emilio Sánchez Ulled ha afirmado este lunes que el saqueo del Palau de la Música, prolongado durante años, no puede entenderse sin la existencia de un "círculo sociopolítico" con una "dinámica complaciente", en el que "la bandera justifica casi cualquier atropello con la cartera".

"Eso hemos tenido aquí. Y ahora todo el mundo a rasgarse las vestiduras, pero se tenían que haber rasgado muchísimo antes", ha mantenido el fiscal en la introducción de sus informes finales del juicio por el expolio el Palau de la Música, en que acusa a CDC de lucrarse a través del saqueo de la institución.

El fiscal ha centrado este lunes su exposición en el millonario expolio del Palau perpetrado por sus exresponsables Fèlix Millet y Jordi Montull y en criticar el "complaciente" entorno socio-político que a su parecer lo propició, mientras que mañana dedicará sus informes al presunto pago de comisiones de la constructora Ferrovial a CDC a través de la entidad, a cambio de la adjudicación de obra pública.

Sánchez Ulled ha iniciado su discurso lamentando que el millonario expolio sucediera durante años sin que los organismos de control de la entidad lo advirtieran y ante un "círculo sociopolítico muy determinado, satisfecho, complaciente, donde parece ser, y es triste, que la bandera justifica casi cualquier atropello con la cartera".

"Eso hemos tenido aquí", ha remachado el fiscal, que ha ironizado sobre el "inaudito" hecho de que el juicio por el saqueo se esté celebrando "en el lugar del delito", en referencia a la Ciudad de la Justicia, una de las grandes obras que presuntamente logró adjudicarse la constructora Ferrovial a cambio de comisiones pagadas a CDC a través del Palau de la Música.

Tras recordar que la Fiscalía "no cuenta solamente con los reconocimientos de los acusados" para acreditar los hechos, Sánchez Ulled ha advertido: "Hay cosas que hay que decir en voz alta porque, sin ellas, no se entiende nada de lo que pasó en el Palau de la Música durante diez años".

En ese sentido, se ha referido a una "fotografía social demoledora, que influye, explica y clarifica" los hechos que el fiscal cree acreditados, y ha recordado algunas de las declaraciones del juicio, en las que, a su parecer, "queda clara la prepotencia de mucha gente que se creía intocable. Es evidente, triste y estremece", ha deplorado.

"No encuentro explicación alguna al patético papel de los organismos de control en todo este asunto", ha señalado el fiscal, tras denunciar que la Intervención General, dependiente de la Generalitat, no fue "capaz de ver nada cuando cantidades inusitadas de dinero salían en forma de cheques de una institución pública".

"Un ente que ha tenido un integrante con una determinada relación con la acusada y ni siquiera ha salido expedientado", ha apuntado el fiscal, en referencia a un excargo de Intervención General que fue pareja de la ex directora financiera del Palau Gemma Montull.

Además de una Intervención que "no ha sido capaz de ver cómo cantidades inusitadas de dinero salían en forma de cheques de una institución pública", el fiscal ha arremetido contra la empresa que supervisaba las cuentas del Palau -Gabinete Técnico de Auditoría- y que, a su parecer, "prescindió total y absolutamente de todos aquellos elementos de especial riesgo".

Asimismo, el fiscal se ha confesado "totalmente estupefacto ante el grado de indolencia de las entidades bancarias", que no dejaron constancia de cheques al portador de hasta 300.000 euros cobrados en ventanilla del banco, "contraviniendo la normativa antiblanqueo".

"Me voy a abstener de calificar la actitud del director de la sucursal de Catalunya Caixa de la Via Laietana de Barcelona", ha añadido el fiscal, que ha dejado caer que en esa oficina había trabajado Gemma Montull.

Pese a que será este martes cuando aborde el papel de Millet en la supuesta financiación ilícita de CDC, el fiscal Emilio Sánchez Ulled ha empleado este lunes su habitual ironía para aludir a los 12,5 millones de pesetas que Fèlix Millet pagó en el año 2000 al dirigente de CDC Àngel Colom, con fondos del Orfeó Català, para que enjugara las deudas de su extinto Partit per la Independència (PI).

El fiscal Anticorrupción ha recordado la declaración de Colom como testigo y ha ironizado con que el dirigente de CDC "debió creerse un artista o un intelectual" cuando llamó "mecenas" a Fèlix Millet por pedirle dinero para su fracasado partido.

"O no se mira el diccionario o se considera un artista o un intelectual, porque llamar mecenas al que da dinero para enjugar las deudas de un partido es una circunstancia particular", ha agregado el fiscal Anticorrupción, que ha apostillado: "La bandera, la cartera, todo anda por ahí".

"Es lo que tiene el mecenazgo político-cultural", ha apuntado el fiscal, que ha recordado que Millet usó ese convenio para dar cuenta ante Hacienda del pago de 25 millones de pesetas -el doble de lo supuestamente recibido por Colom- y ha aventurado: "Igual intentaba justificar otro pago a alguien".

Asimismo, ha deslizado una velada crítica al papel de la Fundación del Palau de la Música, que no reclama a Colom el dinero que recibió de Millet ni acusa a CDC de lucrarse a través del expolio: "Él sabrá si ha devuelto o no el dinero, si el perjudicado no lo reclama, quién es la Fiscalía para hacerlo". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión