Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Cae una red que captaba jóvenes nigerianas mediante vudú y las prostituía

La operación se ha saldado con la liberación de dos víctimas, una de ellas embarazada, y la detención de siete personas.

Mujeres ejerciendo la prostitución en Zaragoza en una imagen de archivo.
La prostitución disminuye en la capital aragonesa, según detecta Cáritas Diocesana
HERALDO

La Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal internacional dedicada a la trata y explotación sexual de jóvenes nigerianas en un complejo hotelero en Las Palmas de Gran Canaria, un grupo que sometía a las víctimas a rituales de vudú para captarlas.

Según informa la Dirección General de la Policía, la operación se ha saldado con la liberación de dos víctimas de explotación sexual, una de ellas embarazada, y la detención de siete personas, cuatro en Las Palmas de Gran Canaria, una en Bilbao y dos en Alemania.

En la operación se han intervenido 5.000 euros en efectivo, terminales telefónicos y varios documentos de identidad utilizados para el traslado de las víctimas.

La banda criminal, formada por seis personas de nacionalidad nigeriana y un holandés, propietario éste último del complejo hotelero, se dedicaba a captar a jóvenes de origen nigeriano con la promesa de una vida mejor en España para posteriormente explotarlas sexualmente con la excusa de devolver la deuda contraída en el viaje.

Según la Policía Nacional, para someter la voluntad de las mujeres y mantener su silencio, los explotadores no dudaban en amenazarlas, darles palizas y someterlas a rituales de vudú.

En la operación, los agentes han liberado a dos víctimas de la explotación sexual que habían sido captadas desde Nigeria, embaucadas por la promesa de una vida mejor en España.

En ambos casos, las jóvenes fueron sometidas en el país de origen a rituales de vudú para que se comprometieran a pagar los costes del viaje, a no escapar de la organización y a no denunciar su situación ante las autoridades.

Una vez llegaban a España, las mujeres quedaban a merced de sus captores al carecer de todo tipo de documentación y no denunciaban por miedo a represalias o a ser expulsadas a su país de origen.

Los miembros de la organización utilizaban diferentes modos de transportes y rutas para trasladar a las víctimas hasta España.

Una de las jóvenes liberadas informó a la Policía Nacional como viajó en avión desde Nigeria hasta Turquía, alcanzando Grecia a través de organizaciones locales dedicadas a facilitar la entrada de inmigrantes ilegales a Europa.

Tras su llegada a Grecia, viajaba de nuevo en avión hasta Las Palmas de Gran Canaria, donde los explotadores informaban a la joven de que debía devolver una deuda de 50.000 euros por los gastos del viaje ejerciendo la prostitución y tareas de limpieza del complejo hotelero.

La víctima liberada aseguró a los agentes recibir de forma continuada agresiones sexuales por el dueño del complejo y palizas como castigo por quejas de sus explotadores en el desempeño de sus tareas.

La joven informó a los agentes de la existencia de mujeres en su misma situación, de forma que la Policía Nacional logró localizar a otra mujer explotada sexualmente en Bilbao.

La segunda víctima liberada explicó a los agentes cómo, durante su viaje en transporte terrestre desde Nigeria a Marruecos, fue agredida sexualmente por sus captores, dejándola embarazada y aprovechando esta situación para ingresarla en Melilla.

Tras ser atendida la joven nigeriana en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla, los tratantes contactaron de nuevo con ella para trasladarla a Las Palmas de Gran Canaria y ser explotada sexualmente.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión