Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Sin inmigración España perdería casi tres millones de habitantes hasta 2050

Los resultados han sido difundidos por un estudio en Viena que incluye al resto de los países europeos.

Foto archivo del colegio público  Fernando el Católico
Foto archivo del colegio público Fernando el Católico
Francisco Jiménez

España perdería casi tres millones de habitantes hasta el año 2050 si no fuera por la inmigración, que revertiría esa tendencia y permitiría que la población del país aumente hasta los 48,9 millones, según un estudio demográfico difundido este miércoles en Viena.

El estudio, realizado por el International Institute for Applied Systems Analysis (IIASA) y que incluye proyecciones sobre todos los países europeos, ha sido presentado hoy en la Conferencia Europea sobre Población que se celebra en Maguncia (Alemania).

Según estas previsiones, España, que tenía 46,4 millones de habitantes en enero de 2015, contará en 2050 con una población de 48,9 millones.

Sin embargo, si hasta 2050 la cifra de inmigrantes fuese cero, la población descendería hasta los 43,5 millones.

En el conjunto de los 28 países de la Unión Europea (UE) aumentará la población en más de 30 millones, hasta 539,8 millones, lo que supone un incremento del 6,6 por ciento. En caso de que no hubiera inmigración en el bloque la población descendería en un 5,4 por ciento.

Dentro del continente se detectan grandes diferencias, así, en Europa del Este se prevé un declive de la población. Esta caída demográfica será especialmente grave en Bielorrusia, Moldavia, Rusia y Ucrania, que, en conjunto, pasarían de los 201 millones a los 180 millones de habitantes.

La baja natalidad, la emigración de la población local y la escasa llegada de extranjeros son los responsables de esa situación. Por el contrario, en los países escandinavos se proyecta un significativo aumento de la población, que pasaría de los 26,4 a los 35,3 millones, debido en gran parte a la inmigración.

Dentro de esta tendencia, la población de Suecia aumentaría hasta los 13,7 millones, desde los actuales 9,7 millones; mientras que la de Noruega lo haría hasta los 7,9 millones, desde una población de 5,2 millones. "La migración está transformando las tendencias demográficas en muchos países europeos, con el crecimiento de la población cada vez más impulsado por la migración en lugar de las tasas de fecundidad", sostiene Tomas Sobotka, uno de los responsables del estudio.

"Algunos países con baja fertilidad, como Austria, Suiza o España antes de la recesión de 2008, han experimentado un sólido crecimiento de la población impulsado por la inmigración durante las últimas décadas", agrega.

"Por el contrario, muchas partes de Europa del Este, como Rumanía o Lituania, han ido perdiendo rápidamente la población debido a la emigración a zonas más prósperas de Europa", señala el experto.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión