Despliega el menú
Nacional

Ignacio Urquizu: "Los comicios se repiten por el interés electoralista de PP y Podemos"

El cabeza de lista del PSOE por Teruel aspira a recuperar antiguos votantes socialistas que el 20-D apoyaron a Podemos por "desafección" a los partidos clásicos.

El cabeza de lista del PSOE al Congreso por Teruel, Ignacio Urquizu, en el parque de Fernando Hué de Teruel.
El cabeza de lista del PSOE al Congreso por Teruel, Ignacio Urquizu, en el parque de Fernando Hué de Teruel.
Antonio García

¿Dos elecciones generales en seis meses es un fracaso?

No es para estar contentos. Pero los comicios se repiten porque dos partidos tenían mucho interés en ello, el PP y Podemos, que han priorizado sus intereses electorales respecto al general. El PP creía que si se percibía inestabilidad política podía salir reforzado y Podemos cree que en una segunda vuelta puede superar al PSOE. Pero los partidos no estamos para pensar en nosotros mismos sino en la gente y ellos han hecho lo contrario.

¿Le preocupa que la irrupción de Unidos Podemos pueda restar apoyos al PSOE?

En las anteriores generales tuvimos el mejor resultado de las tres provincias aragonesas mientras que Podemos obtuvo el peor. Desde el PSOE hemos sido sensibles con el electorado que sentía desafección hacia el sistema político. Espero que muchos de los votantes que votaron en algún momento al PSOE lo vuelvan a hacer y salgamos reforzados.

Acaba de escribir un libro que versa, precisamente, sobre el desapego de la sociedad hacia los partidos tradicionales. ¿Cómo afronta ese desafío el PSOE?

El partido debe empatizar con la nueva sociedad, que está más formada e informada. Es más exigente y tenemos que exigirnos más a nosotros mismos. Tenemos que hablar más de contenidos que del poder. La desafección estaba en las encuestas pero no se quiso ver.

¿Prevé cambios del reparto estatal de escaños respecto al 20-D?

Puedo decir lo que me gustaría que ocurriera: que hubiera una mayoría amplia del PSOE para implementar un programa de modernización del país. Pero conozco las encuestas –el CIS sitúa al PSOE como tercera fuerza en Teruel–, y me motivan para trabajar más para intentar convencer a más turolenses que el 20-D.

¿Aceptaría un pacto de gobierno con Podemos con el PSOE de fuerza minoritaria?

No me quiero plantear esta situación. Peleamos por ser la primera fuerza política.

¿Qué medidas propone contra la galopante despoblación?

La respuesta es la combinación de dos factores: servicios públicos de calidad en los municipios para que la gente quiera vivir en ellos y empleo para ganarse la vida. Para conseguirlo, hace falta inversión privada y pública. El Estado puede prestar servicios y generar condiciones favorables para que la gente se arriesgue a invertir en Teruel, que es casi una heroicidad.

El principal instrumento contra la despoblación es el FITE, pero buena parte de su dotación se perdió en 2014 por caducidad.

Hay que cambiar la gestión para conservar la financiación hasta que se ejecuten las obras. Queremos anular la limitación temporal porque las inversiones de gran envergadura necesitan más tiempo. La pérdida de fondos de 2014 es el resultado de priorizar el recorte frente a la inversión.

Tras la reciente aprobación por Bruselas del plan de cierre de las minas en 2018, ¿qué futuro le aguarda a este sector?

Creo que tiene futuro. El argumento de que Europa no nos deja apoyarlo no es válido, porque Alemania extrae carbón y abre minas. Europa quiere planes de futuro energético sensatos y el Gobierno no se lo ha tomado en serio. No ha hecho nada por el carbón en cuatro años y ahora en las elecciones intenta salvar la situación, pero es tarde para el PP y espero que no lo sea para el sector minero. Nuestro objetivo es revertir la herencia que ha dejado el PP.

¿Debería subvencionar el Estado a la térmica de Andorra para garantizar su continuidad?

El Gobierno debe incentivar fiscalmente la inversión de Endesa, que afecta a toda la provincia. Una inversión de esa envergadura necesita de un respaldo público.

Las comunicaciones siguen en precario en la provincia, con frentes abiertos en el ferrocarril, la N-232 y la N-330. ¿Por dónde hay que empezar?

Hay dos prioridades: el ferrocarril Zaragoza-Teruel-Sagunto, que precisa a corto plazo una inversión para eliminar las limitaciones de velocidad que ronda los 50 millones; y la mejora de la N-232 para tener una salida al mar desde Zaragoza. Otro reto es comunicar la provincia con Madrid a través de Monreal y Cuenca. Pero hay que decir la verdad y no se puede prometer que todo se hará en una legislatura.

Respecto a la N-232, ¿no cree necesario su desdoblamiento?

A corto plazo es necesario convertir la N-232 en vía rápida y, cuando esa mejora atraiga más tráfico, podremos reclamar a Fomento la autovía. Prometer la autovía para la próxima legislatura es engañar a los turolenses.

Etiquetas
Comentarios