Despliega el menú
Nacional

Los cuatro diputados aragoneses del PSOE rompen la disciplina de voto por el plan del Ebro

Se suman a PP y C’s en el Congreso para tumbar el intento de ERC de dar más caudal a Cataluña. El grupo socialista cede ante el PSC y se abstiene. Sancionará a la delegación aragonesa por votar ‘no’.

Gonzalo Palacín, Ignacio Urquizu, Óscar Galeano y Susana Sumelzo, este martes en el Congreso.
Gonzalo Palacín, Ignacio Urquizu, Óscar Galeano y Susana Sumelzo, este martes en el Congreso.
E. Cidoncha

Aragón mantendrá el caudal que tiene reservado del Ebro, pero no será precisamente por el apoyo del grupo del PSOE en el Congreso. El pleno de la Cámara Baja rechazó este martes la iniciativa de ERC de asignar más agua del Ebro a Cataluña a costa de la prevista para Aragón y el resto de Comunidades de aguas arriba.

El Congreso logró vetar la intento de los nacionalistas catalanes gracias a la suma de los votos del PP, Ciudadanos y de los cuatro diputados aragoneses que tiene el PSOE en el Congreso. En el otro lado -votando a favor de anular el actual plan del Ebro- se situaron ERC, Podemos, Democracia i Libertad, IU, Compromís y Bildu.

La duda en el debate que se produjo ayer sobre el Ebro estaba en la posición del PSOE, que finalmente se decantó por la abstención. Es lo que le pedía el PSC, frente a la petición del PSOE aragonés de que votase en contra de la propuesta de los nacionalistas catalanes de dar más agua al Delta.

Los cuatro diputados aragoneses -Susana Sumelzo, Ignacio Urquizu, Óscar Galeano y Gonzalo Palacín- rompieron la disciplina de voto de su partido en el Congreso por mandato del secretario general del PSOE aragonés, Javier Lambán, quien ya había advertido a Pedro Sánchez de que esto podía suceder. Sin embargo, el hecho de que no haya sido una decisión exclusivamente personal no les va a librar de la sanción que prevé el reglamento del grupo del PSOE en el Congreso: una multa de 600 euros.

Fuentes de la dirección socialista confirmaron que, ante la indisciplina, no habrá excepciones y efectivamente les exigirán que paguen ese dinero."Se ha matado por el agua"

Lo que sucedió este martes venía fraguándose desde el pasado sábado. En su intervención ante el comité federal del PSOE, Lambán explicó que el reparto actual de caudales que hace el plan del Ebro entre Aragón, Cataluña y el resto de Comunidades de la cuenca fue pactado entre todas las partes y que se hizo con consenso. Lambán instó a Sánchez a que no cediese en este punto a las exigencias de los nacionalistas catalanes y le explicó que "para Aragón el agua es un elemento esencial". "En Aragón, se ha matado por el agua", llegó a trasladarle.

Tras esa intervención, la dirección federal instó al PSC y al PSOE-Aragón a llegar a un punto de encuentro. Ambas estructuras territoriales negociaron e incluso alcanzaron un mínimo común. Sin embargo, apenas aguantó vigente unas horas, por el veto de su propio grupo parlamentario.Satisfacción en el partido

Con estas negociaciones previas, al PSOE Aragón no le pilló por sorpresa la decisión de sus diputados. No en vano, el consejero de Presidencia, Vicente Guillén, ya lo había adelantado por la mañana y por la tarde lo confirmó la dirección del partido.

Los socialistas aragoneses consideraron que la actitud de sus diputados "supone una demostración de coherencia con la postura que el PSOE ha mantenido durante las últimas dos décadas en Aragón". Indicaron que con sus votos expresaron "su apoyo rotundo a la reserva hídrica en Aragón" frente a la propuesta de ERC. Por otro lado, cargaron contra el PP por "votar hace un año a favor de la Ley de Evaluación Ambiental". Según el PSOE aragonés, esa ley "abría la puerta a los trasvases".

Etiquetas
Comentarios