Despliega el menú
Nacional

La quiebra de BiciMad: ciberataques, robos y un agujero de 3,6 millones

Madrid estudia impulsar un alquiler de coches eléctricos similar al modelo Bicimad
Madrid estudia impulsar un alquiler de coches eléctricos similar al modelo Bicimad
Efe

El 23 de junio de 2014, la ciudad de Madrid estrenaba su nuevo sistema público de alquiler de bicicletas eléctricas BiciMad, que casi año y medio después peligra tras un sinfín de contratiempos en forma de ciberataques, sabotajes con vídeos porno, robos y un agujero de 3,6 millones de euros.

El Ayuntamiento de Madrid prevé reunirse la próxima semana con la empresa Bonopark, que gestiona el servicio adjudicado por la anterior corporación municipal, porque la compañía le ha advertido de que tendrá que presentar un concurso de acreedores de continuar las pérdidas de 300.000 euros al mes que actualmente sufre.

Aunque desde su mismo inicio el arranque de BiciMad estuvo salpicado de complicaciones en forma de ciberataques o sabotajes con vídeos porno al programa informático del servicio, el modelo que comenzó con 1.580 bicicletas disponibles las 24 horas del día y los 365 días del año en 120 estaciones parecía asentado en la ciudad.

De hecho, el pasado mes de agosto, el servicio anunció que ampliaba bicis -1.000- y estaciones -42- y la superación de los 50.000 abonados en julio -además de los 18.000 usuarios ocasionales-.

Aunque no ocultaba la otra cara de la moneda: 215 bicicletas arrancadas de sus anclajes entre el 1 junio y el 15 julio.

El "vandalismo", explican fuentes de la empresa , es un factor "muy muy importante" en la situación de pérdidas de la compañía, que busca negociar con el Gobierno de Manuela Carmena un desequilibrio financiero de 3,6 millones de euros.

Desde que comenzaron a rodar las bicicletas con apoyo eléctrico, hasta 1.000 bicis de BiciMad han desaparecido o han sido inutilizadas por acto vandálicos.

La empresa ha facilitado a la Policía municipal los mapas con las estaciones atacadas para mejorar la colaboración y organizado un protocolo a través del que los agentes custodian las que aparecen abandonadas.

Los ataques y los robos -el colectivo de ciclistas Bicibad recogió en una web rumana de anuncios de segunda mano ofertas de bicicletas del servicio a precios de 450-500 euros- son "el tema fundamental", aducen desde Bonopark, más allá de contrato del servicio que la empresa también quiere revisar.

Garantizar la continuidad del sistema de alquiler de bicicletas es el último escollo al que se enfrenta Bonopark tras un sinfín de contratiempos desde su instalación en Madrid.

Tanto el Ayuntamiento como la empresa admitieron fallos desde el primer día de servicio, pero también denunciaron "ataques" cibernéticos deliberados al sistema.

Poco después, la sorpresa tomó la forma de los vídeos porno que mostraban los tótem de los puntos de alquiler de bicicletas eléctricas. Muchos llegaron pensar que eran víctimas de una cámara oculta.

Pero esa sonrisa se ha oscurecido con la ola de robos y vandalismo, que ha puesto en jaque a todos el sistema.

Entre las críticas de la oposición, el Ayuntamiento se muestra dispuesto a dar soluciones a los problemas de Bicimad, pero señala que la empresa "tiene mucha culpa" puesto que debería destinar más recursos a la mejora del servicio y solucionar los problemas de los anclajes, porque no sujetan bien las bicicletas y, al quedar sueltas, se favorecen los robos.

Quejas que corroboran los ciudadanos: a finales de septiembre, más de 15.0000 personas se habían sumado a la petición de firmas iniciada para solicitar al Ayuntamiento la retirada de la adjudicación a Bonopark.

Etiquetas
Comentarios