Nacional

Carmena anuncia un plan para limpiar Madrid con 500 trabajadores más

Se iniciará un plan con 147 actuaciones "intensivas" que se mantendrá al menos tres meses.

Carmena en una imagen de archivo.
Manuela Carmena: "La inversión extranjera está aumentando"
Efe

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha anunciado este martes la incorporación de 500 trabajadores para limpiar la capital, algunos de ellos afectados por el expediente de regulación temporal (ERTE) en las empresas concesionarias del servicio de limpieza y otros procedentes de nuevas contrataciones.

Esta es la principal medida del Plan para la Limpieza de Madrid presentado este martes por la alcaldesa de la capital y la concejal delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, con el que se buscará que las calles se perciban más limpias en Navidad.

El anuncio, fruto del acuerdo con las cuatro empresas adjudicatarias de la limpieza de la capital -OHL, Sacyr, FCC y Ferrovial- implica la renuncia del Ayuntamiento a resolver los contratos y devolver a la gestión pública estos servicios.

El Ayuntamiento y las empresas concesionarias han alcanzado un acuerdo a través del que se paralizan a partir del 1 de octubre y de forma progresiva los expedientes que afectan a la plantilla actual, de unos 4.000 trabajadores.

Además, se iniciará un plan con 147 actuaciones "intensivas" que se mantendrá al menos tres meses y que tomará como ejemplo las 29 limpiezas de refuerzo llevadas a cabo el pasado verano en la ciudad.

Habrá un cambio en las condiciones de los contratos para que sea obligatorio limpiar con una periodicidad establecida en las calles secundarias, a diferencia de lo que sucedía hasta ahora, con lo que se garantiza una limpieza suficiente en todos los barrios.

Tan necesaria como la ampliación del número de trabajadores es la campaña de concienciación que, con un coste de 25.000 euros y una duración de dos años, pretende animar a los madrileños a cuidar Madrid como si fuera su casa, y que incluirá "firmeza en el régimen sancionador" y también propuestas para que aquellos que más limpien Madrid sean compensados por ello.

Un ejemplo de estos "premios" es la idea en estudio de que aquellos jóvenes que recojan latas y las depositen en un punto determinado puedan recibir dinero por esa acción, como sucede, ha dicho Carmena, en muchas ciudades europeas.

Aunque tanto la alcaldesa como la concejal han insistido en que habrá "en una primera etapa" 500 personas "más" para limpiar Madrid, ninguna de ellas ha cuantificado, pese a la insistencia de los periodistas, cuántas se corresponden con nuevas contrataciones y cuántas proceden del fin de los expedientes temporales de empleo.

Según el cálculo del sindicato UGT, la ampliación de las jornadas de los afectados por el ERTE -ahora en paro 45 días al año- equivale a 412 operarios a jornada completa.

El Ayuntamiento pondrá en marcha un programa de formación de trabajadores a través de la Agencia de Empleo sobre limpieza y zonas verdes con prácticas laborales remuneradas en las empresas concesionarias de los servicios de limpieza municipales.

Por cada trabajador que las empresas contraten, recibirán un empleado en prácticas sufragado por el Ayuntamiento.

La alcaldesa ha pedido colaboración a los ciudadanos para alertar sobre si algún punto en concreto de la ciudad está sucio y ha calculado que a partir de Navidad ya será visible el resultado de este plan especial para limpiar la capital.

El Ayuntamiento también intensificará las inspecciones que garanticen el cumplimiento de la "cláusula uno" del contrato -"mantener limpio Madrid"- por parte de las empresas, que a juicio de la alcaldesa han respondido al "ímpetu" municipal porque son conscientes del "desprestigio" que puede suponerles no hacerlo.

Este plan pretende poner fin a la suciedad de las calles de Madrid consecuencia en gran medida de la entrada en vigor de los contratos integrales de limpieza y conservación de espacios públicos y zonas verdes suscritos por 10 años por la anterior corporación de Ana Botella (PP), y que suponían un ahorro para las arcas municipales de 32 millones de euros al año.

Tras la firma de esos contratos, las concesionarias plantearon el despido de 1.134 trabajadores y los sindicatos convocaron una huelga de trece días que finalizó con un acuerdo para cambiar esas extinciones por el expediente de regulación temporal que finalizará casi dos años después, el próximo 1 de octubre. 

Etiquetas
Comentarios