Nacional
Suscríbete por 1€

​Brigadistas de toda España exigen a Tejerina que atienda sus reclamaciones

Piden una subida salarial del 30% y tener la calificación de bomberos forestales.

Los miembros de la BRIF de Daroca, ayer en el exterior de las oficinas de Tragsa.
Los miembros de la BRIF de Daroca, ayer en el exterior de las oficinas de Tragsa. aránzazu navarro
aránzazu navarro

Los "peones" del Estado encargados de apagar los incendios forestales en toda España se han manifestado este sábado por la tarde en Madrid para reclamar a la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, que "deje de pasar" de sus reivindicaciones.

Varios cientos de personas --brigadistas, familiares y amigos-- han participado en una marcha que comenzó a las 20.30 horas desde Neptuno hasta las puertas del Ministerio en Atocha y que después siguió hasta la Puerta del Sol, según han explicado miembros de las BRIF.

"Queríamos juntarnos desde las BRIF de toda España y llevar nuestras reivindicaciones, todos unidos, a Madrid para que la ministra (Isabel García) Tejerina deje de pasar de nosotros y tome cartas en el asunto, ya que hasta ahora tira la pelota sobre el tejado de Tragsa", ha señalado el bombero forestal de la BRIF de Daroca (Zaragoza), Jorge Farled.

Además, ha dicho que es conveniente bajar a la capital para hacer visible su problema "ignorado", algo que no entiende porque se trata cuestiones de "justicia y dignidad".

Farled ha explicado a Europa Press que piden una subida salarial del 30%, un porcentaje elevado que si se suma a los 800 euros que cobran de media, no se traduce en salarios desorbitados.

"Muchos compañeros han tenido que dejar las BRIF porque ya no pueden hace extinción, otros han muerto y mientras los directivos y políticos aumentan sus salarios con pluses cada año y a nosotros nos niegan una subida justa", ha lamentado.

En España hay unos 35.000 bomberos forestales, dedicados a extinguir, pero también a prevenir incendios. La cuestión, es que, según ha señalado, en la actualidad están considerados "peones" de Tragsa, pero consideran que si se dedican a apagar incendios e intervenir contra el fuego durante el verano y el resto del año deberían ser calificados como bomberos forestales.

Farled ha añadido que la diferencia laboral implica que en la actualidad no tienen reconocida ninguna enfermedad laboral, ni cuentan con pluses salariales como la peligrosidad o la toxicidad, que forman parte de su trabajo diario. "Estamos por vocación, no por salario. Si nos llaman vamos a apagar fuegos. Queremos luchar contra el fuego", ha destacado.

Sin embargo, ha asegurado que a día de hoy no tiene reconocido "nada" ni siquiera la categoría de segunda actividad, para cuando ya no puedan realizar tareas de extinción por el esfuerzo físico que suponen.

Este verano, los brigadistas iniciaron una huelga indefinida que en la actualidad se mantiene. Tragsa, la empresa pública de la que dependen afirma que después de 14 reuniones no se ha llegado a acuerdos pero que mantiene su disposición al diálogo. De momento, les han ofrecido un aumento salarial del 10%.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión