Despliega el menú
Nacional

La Policía asesta el mayor golpe al anarcoterrorismo en España

El 16 de diciembre de 2014, la Policía detuvo a once presuntos miembros de los GAC.

Fotografía facilitada por la Policía Nacional de la operación contra miembros de Grupos Anarquistas Coordinados (GAC) desarrollada desde primeras horas de esta mañana
Fotografía facilitada por la Policía Nacional de la operación contra miembros de Grupos Anarquistas Coordinados (GAC) desarrollada desde primeras horas de esta mañana
Efe

La operación practicada hoy contra los denominados Grupos Anarquistas Coordinados (GAC), en la que han sido detenidas catorce personas en Madrid, Barcelona y Palencia, es la primera de este tipo llevada a cabo en España en lo que va de año y el mayor golpe policial al anarcoterrorismo.

De hecho, a algunos de los detenidos se les atribuye dos de las últimas acciones más "simbólicas" de este tipo de grupos: los atentados contra la catedral madrileña de La Almudena, en febrero de 2013, aunque el artefacto no llegó a estallar.

Antes de esta operación, denominada Piñata, el 16 de diciembre de 2014, la Policía detuvo a once presuntos miembros de los GAC a los que se atribuyeron varios atentados con artefactos explosivos.

La operación practicada en Barcelona, Manresa, Sabadell y Madrid, y denominada Pandora, fue dirigida por el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez, que finalmente ordenó cárcel sin fianza para siete de ellos y medidas cautelares para los demás.

El incidente más grave practicado por grupos anarquistas durante los últimos años tuvo lugar, sin embargo, el 2 de octubre de 2013, fecha en la que el grupo autodenominado Comando Insurreccionalista Mateo Morral colocó una bombona de cámping gas junto al órgano de la basílica del Pilar de Zaragoza, que explosionó causando daños materiales, pero ningún herido.

Cinco personas, dos de las cuales ya habían sido procesadas en Chile por hechos similares, fueron detenidas por su presunta implicación en los hechos.

Los investigadores hallaron en su poder un plano de la basílica de Montserrat, en lo que se interpretó podría ser su siguiente objetivo.

El mismo grupo ya colocó, el 7 de febrero de 2013, un artefacto explosivo en la madrileña catedral de La Almudena.

La bomba, que contenía un detonador y cerca de 1.200 gramos de explosivo, pudo no obstante, ser desactivada y no causó daños.

Grupúsculos anarquistas pudieron ser también los autores del envío, en meses anteriores, de varios paquetes con explosivos a personas relacionadas con la iglesia, entre ellos dos "consoladores", con explosivos, remitidos al arzobispo de Pamplona y al director de un colegio de Madrid, que explotó en Correos.

El 12 de marzo de 2013, la Policía explosionó igualmente de forma controlada un artefacto junto a la Fiscalía de Madrid que contenía tres kilos de explosivo, y los investigadores apuntaron la posibilidad de que esta acción hubieran sido perpetrados por grupos afines.

En mayo de 2013, los Mossos d'Esquadra detuvieron también a cinco miembros del grupo anarquista Bandera Negra, acusados de un delito de enaltecimiento del terrorismo, en el marco de una operación en la que se registró el Ateneu Llibertari de Sabadell.

Ya en 2014, el 27 de abril, la sede de la agrupación de Izquierda Unida (IU) en el distrito madrileño de Tetuán fue atacada con un cóctel incendiario que causó algunos daños materiales. La Policía detuvo el 7 de julio siguiente a un presunto anarquista como supuesto autor del ataque.

Etiquetas