Despliega el menú
Nacional

Blázquez solicita a Hacienda que no mezcle las donaciones del PP con las de Cáritas

En una entrevista por su primer aniversario al frente de la Conferencia Episcopal dice que cree que el PSOE mantendría el Concordato.

Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Valladolid
Blázquez solicita a Hacienda que no mezcle las donaciones del PP con las de Cáritas
Chema Moya/Efe

Ricardo Blázquez, cree que la relación que hizo la Agencia Tributaria entre las donaciones al PP y las recibidas por Cáritas es "una comparación no feliz" y pide que no se mezclen ambas cuestiones.

La Agencia Tributaria, en el informe remitido al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz por la supuesta caja B del PP, señaló que las donaciones reflejadas en los llamados papeles de Bárcenas estaban exentas de tributar, como las de Cáritas o la Cruz Roja.

El informe asegura que "si un empresario dona 400.000 euros de dinero negro a Cáritas y esta entidad da de comer a 1.000 niños con ello, es decir, lo destina a su fin, el ordenamiento tributario no reacciona determinando que Cáritas haya cometido un delito fiscal por no tratar esa donación como ingreso tributario".

"Yo creo que es una comparación no feliz", ha manifestado el presidente de la CEE en una entrevista concedida a Efe.

Blázquez ha explicado que, si bien tanto las donaciones a los partidos como las que reciben las ONG no tienen la obligación de tributar a Hacienda "es mejor no compararlas". "No las mezclemos", ha pedido.  

El presidente de la Conferencia Episcopal Española también advierte de que intentar buscar fisuras entre el pontificado del papa Francisco y sus antecesores es una "empresa desesperada" y quien pretenda encontrarlas "no tendría éxito". Un año después de ser elegido presidente de la Conferencia Episcopal, Blázquez hace balance de estos meses durante los que ha mostrado su sintonía con el papa Francisco, de quien destaca sus cualidades como comunicador que, en su opinión, imprimen "un estilo nuevo" en la Iglesia pero "sin rupturas".

Califica de "correcta" la relación con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, a pesar de sus desavenencias en temas como el aborto, cuestión sobre la que ha criticado al PP por no haber urgido al Constitucional a pronunciarse sobre el recurso que este partido presentó en 2010. Defiende la actuación del arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, sobre el presunto caso de abusos sexuales a menores en su archidiócesis y asegura que él hubiera actuado "de manera semejante". "El PSOE mantendría el Concordato con la Santa Sede"

Ricardo Blázquez cree que si el PSOE llegara al Gobierno se mantendría el Concordato con la Santa Sede, vigente desde 1979, y que regula la relación del Estado con el Vaticano en asuntos como la enseñanza. "El PSOE ha gobernado, ha gobernado ya y ha gobernado teniendo en cuenta estos supuestos", ha apuntado en respuesta al anuncio del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que aseguró que revisaría los acuerdos con la Santa Sede si llega al Ejecutivo.

Blázquez imagina "que habrá una continuidad" en la forma de actuar del PSOE que, durante los años que se ha mantenido en el Gobierno, ha respetado estos acuerdos. Sobre la polémica surgida con la asignatura de religión, el cardenal Blázquez cree que se trata de "una especie de extensión de tinta para no ver claro".

"A mí a veces me parece que hay algunas polémicas que son artificialmente creadas", denuncia el presidente de la CEE, que lamenta que se utilicen determinadas coyunturas para "desacreditar" el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos.

Recuerda que los centros públicos tienen la obligación de ofertar la asignatura de religión, pero que son los padres los que deciden finalmente si sus hijos la reciben o no. "Es un derecho de los padres, que son los educadores primordiales de sus hijos y son los que dicen si quieren que sus hijos sean educados en esas convicciones".

En este sentido, subraya que "es muy alto" el número de alumnos que eligen esta asignatura en la escuela -el 63,5 por ciento de los escolarizados en Infantil, Primaria, Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato este curso-.

"Esto también tiene que hacernos pensar por qué, si un número tan alto de ciudadanos quiere que sus hijos reciban la clase de religión, ¿por qué queremos interferir?", reflexiona.

Así, reivindica que nadie supla a los padres y pretenda decidir por ellos.

Etiquetas