Nacional

El Ejército quiere un Museo Militar en Barcelona para acercar su labor a los catalanes

Quieren que sirva para destacar "la contribución de Cataluña a la historia militar española".

El inspector general del Ejército, Ricardo Álvarez-Espejo, ha anunciado este martes su objetivo de instalar de nuevo un Museo Militar en Barcelona, para que los catalanes puedan contemplar la contribución de Cataluña a la historia militar española.

Así lo ha anunciado el teniente general Álvarez-Espejo en su discurso con motivo de la celebración de la Pascual Militar en el Palacio de la Capitanía de Barcelona, en un acto que ha contado con la presencia de la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, así como mandos de la Guardia Civil, la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra.

El teniente general Álvarez-Espejo, representante institucional de las Fuerzas Armadas en Cataluña, La Rioja, Aragón y Navarra, ha explicado que se plantea como "objetivo ambicioso e irrenunciable", al que dedicará todo su esfuerzo, el "establecimiento progresivo" de un Museo Militar en Barcelona.

"La contribución de Cataluña a la historia militar española y su huella es tan importante que no debemos soslayar ni dejar al margen a la ciudadanía de Cataluña de poder contemplar tan singular patrimonio", ha indicado.

Álvarez-Espejo ha precisado que el lugar elegido para ubicar el Museo Militar será la sede de la Subinspección General Pirenaica, más conocido como el edificio del Gobierno Militar de Barcelona, situado frente a la plaza de Colón.

Si fructifica el propósito anunciado hoy por el teniente general, Barcelona volvería a tener un Museo Militar después de la clausura en 2009 del que estuvo instalado durante 46 años en el castillo de Montjuïc.

El Museo Militar de Montjuïc fue inaugurado en junio de 1963 por Francisco Franco y se cerró definitivamente en mayo de 2009, cuando era uno de los últimos legados franquistas en la capital catalana.

En su intervención, el inspector general del Ejército ha insistido que su aspiración es que "todos los españoles se sientan orgullosos de sus Fuerzas Armadas", por lo que ha garantizado su "leal cooperación" con las diferentes instituciones y su voluntad de acercar el Ejército a la ciudadanía, con conferencias, colaboraciones y jornadas de puertas abiertas.

Por otra parte, Álvarez-Espejo ha defendido la nueva reordenación operativa y orgánica emprendida en las Fuerzas Armadas, con la creación de la Brigada Polivalente en el Ejército de Tierra, para permitir una estructura más flexible y más apta para la intervención en cualquier escenario.

"Este nuevo diseño permite adaptar las necesidades de la Defensa al escenario real de riesgos y amenazas globales que rodean nuestro entorno, sin merma de las especificidades de cada Ejército. De hecho, potencia la integración y la acción unificada", ha subrayado.

Tras recordar que las Fuerzas Armadas españolas cuentan actualmente con más de 2.500 efectivos desplegados en el ámbito internacional, este alto mando ha remarcado que la reorganización del Ejército obedece "a una necesidad real y no ficticia o imaginaria".

"No se puede improvisar o acudir a estos escenarios tan diversos sin una preparación sólida o sin una equipación adecuada, porque los riesgos y amenazas que aparecen son cada día más complejos de afrontar y los adversarios disponen de una mejor preparación, tecnología y su actuación es cada vez más imprevisible" ha dicho, citando como ejemplo el Estado Islámico.

Por este motivo, ha afirmado que considera "imprescindible" que la ciudadanía "tenga conciencia de los riesgos y amenazas existentes" y el convencimiento de que "la mayor garantía de paz y seguridad no son otra cosa que la credibilidad, y que esta se basa principalmente en la disponibilidad de las capacidades necesarias para ejercer la disuasión".

Etiquetas