Nacional
Suscríbete por 1€

España y Francia se comprometen a terminar los estudios de la TCP en 2015

Hollande y Rajoy hablan de mejorar la conexión por el Somport, pero olvidan el Canfranc.

Los presidentes Mariano Rajoy y François Hollande, ayer al concluir la cumbre bilateral Francia-España.
España y Francia se comprometen a terminar los estudios de la TCP en 2015
Efe

Los presidentes de España y Francia, Mariano Rajoy y François Hollande, asumieron ayer el compromiso de "finalizar la fase de estudios actualmente en curso sobre la Travesía Central del Pirineo, cuyos resultados están previstos para finales de 2015". El anunció llegó tras la cumbre bilateral Francia-España que celebraron ambos gobiernos en París. Además de la decisión de finalizar esta fase de estudios, los dos países aseguraron que "se congratulan por el comienzo del análisis territorial" de la TCP.

La Travesía Central fue la cara de una reunión en la que el Canfranc volvió a ser la cruz. En la misma declaración, ambos países se limitan a constatar que "el grupo de trabajo del cuatripartito sobre la línea Pau-Canfranc" se reunió el pasado mes de julio, sin asumir ningún compromiso de futuro.

Mejora de la carretera francesa

En las conclusiones de la cumbre hay también un compromiso expreso del Gobierno francés para mejorar la carretera que les une a España a través del paso del Somport, que en los últimos años ha estado cerrada en numerosas ocasiones. "Francia efectuará importantes obras de seguridad y circunvalación urbana en el eje E7/RN134", anunciaron. Según explicaron, esa actuación está "destinada a fluidificar el tráfico en esta vía esencial de comunicación entre ambos países".

En cuanto a la parte española, las conclusiones pactadas señalan que "España está acometiendo el desarrollo de la autopista A-23 Huesca-Jaca, donde fueron inaugurados tres tramos en 2014". Igual que sucede con el Canfranc, tampoco abordan plazos para culminar los tramos pendientes.

Fondos para la autopista eléctrica

Junto a las infraestructuras de transporte, el otro asunto relevante eran las conexiones energéticas. Rajoy y Hollande anunciaron que ambos países van a solicitar formalmente que la Unión Europea financie dentro del Plan Juncker los proyectos para ampliar los enlaces actuales.

Hasta ayer, ambos países habían trasladado que esas conexiones estaban ya decididas y que dos de ellas iban a ser las líneas de alta tensión entre Sabiñánigo y Marsillón y entre Monzón y Cazaril. En la declaración formal de ayer, evitaron ratificarlo y señalaron que los trazados se confirmarán en el primer semestre de 2015. Ambos países solicitaron "a los gestores de redes que realicen y les presenten estudios técnicos, de costes y de viabilidad" sobre los posibles proyectos.

Etiquetas