Nacional
Suscríbete

El Supremo confirma que la Pantoja no irá a prisión

En la misma sentencia, el alto tribunal ha rebajado a dos años y seis meses la pena a Maite Zaldívar.

Isabel Pantoja, llega a la Audiencia de Málaga
Isabel Pantoja
EFE

El Supremo ha confirmado la condena de dos años de cárcel que la Audiencia de Málaga impuso por un delito de blanqueo de capitales a Isabel Pantoja, una decisión que casi con toda seguridad evitará que la tonadillera ingrese en prisión, aunque deberá pagar una multa de 1,1 millones de euros.

En el caso de Mayte Zaldívar el alto tribunal ha rebajado a dos años y seis meses su condena (más una multa de 1,7 millones de euros) lo que también podría evitar para ella el ingreso en prisión, aunque la decisión de suprimir el cumplimiento en la cárcel de estas dos condenas depende en último término del tribunal sentenciador.

En condenas de hasta dos años los tribunales encargados de ejecutar la sentencia suelen suspender el ingreso en prisión para el cumplimiento de la pena mientras que no se produzca una nueva condena.

En el caso de Zaldívar la situación es dudosa, porque excede en seis meses el citado límite establecido por la jurisprudencia.

El alto tribunal considera que el blanqueo de capitales que cometieron ambas, siendo conscientes las dos de que el dinero procedía de la corrupción de Muñoz primero como concejal y luego como alcalde Marbella, fue un solo delito y no uno continuado.

De este modo el tribunal rechaza el recurso del fiscal, que le había pedido que elevara a tres años y tres meses la pena para Pantoja y que por tanto fuera a la cárcel.

Este criterio, el de la no concurrencia de continuidad en el delito de blanqueo, beneficia también al tercero de los condenados, el exalcalde de Marbella Julián Muñoz, quien ve rebajada su condena también, aunque solamente de 7 años a 6 y medio (más 3 millones de euros de multa).

El Supremo destaca en su sentencia que Pantoja sabía que el dinero de Julián Muñoz "que ingresó en sus cuentas bancarias y con el que operó en la adquisición de valiosos bienes, procedía de las actividades delictivas en las que se hallaba implicado su compañero sentimental".

Además, destaca que solamente en 2003, cuando acababa de hacer pública su relación con Muñoz, el aumento de ingresos en efectivo de las cuentas privativas de Isabel Pantoja fue de 293.000 euros, superior a la suma de sus ganancias netas declaradas en los siete años anteriores.

Desde ese año 2003 y el 2006 "la acusada transformó el dinero ilícito del acusado en bienes lícitos a través de su introducción en el circuito de mercado legal en el que se opera con bienes fuera de sospecha y de toda opacidad con respecto a su procedencia lícita", dice sobre Pantoja el Supremo.

Y lo hizo sabiendo que su compañero sentimental estaba, ya desde 2003, siendo investigado (él y su grupo político) en varias causas penales, añade el Supremo.

En cuanto a Zaldívar, la sentencia considera que era conocedora de que el dinero de su esposo, del que se separó en 2003, "procedía de actos delictivos directamente relacionados con su actividad política", es decir, de la corrupción en Marbella.

El Supremo señala, respecto a la no continuidad del delito de blanqueo, que Zaldívar realizaba estos actos de blanqueo relativos al patrimonio aportado por Julián Muñoz "tanto antes como después del cese de la convivencia matrimonial" .

Los actos de blanqueo eran básicamente los mismos y sobre el mismo capital, de modo que, dice el Supremo, no hay base "suficiente para apreciar un cambio cualitativo" entre ellos. Por eso constituyen un solo delito.

Parecidas razones esgrime el alto tribunal para aplicar este mismo criterio a Pantoja y Muñoz y, por tanto, rechazar el recurso del fiscal para que se agravara la pena de la tonadillera.

Jesús Zaldívar, hermano de Mayte, resulta condenado a dos años y seis meses de prisión por el mismo delito de blanqueo y la multa de 1,2 millones de euros.

Etiquetas