Despliega el menú
Nacional

La autopista de la Castellana

La Unidad de Atestados de Tráfico de la Policía Municipal interceptó la semana pasada a un hombre cuando conducía a 131 kilómetros por hora por el Paseo de la Castellana, a la altura de la calle Ortega y Gasset, y se enfrenta a la inhabilitación para conducir vehículos a motor por un periodo de cuatro años y a una pena de prisión que podría alcanzar los seis meses.

El Ayuntamiento de Madrid ha explicado que la policía Municipal, que estaba realizando un control conjunto de alcoholemia y de velocidad, detectó en el radar móvil una velocidad de 131 kilómetros, por lo que una patrulla, apostada en la glorieta de Emilio Castelar, detuvo el coche.

El conductor, un hombre de 28 años, de nacionalidad española, dio negativo en la prueba de alcoholemia, y fue imputado por un delito contra la seguridad vial. Los agentes le entregaron in situ una citación para la celebración de un juicio rápido, durante el próximo mes de mayo.

Etiquetas