Despliega el menú
Nacional

Suárez yace bajo el epitafio: 'La concordia fue posible'

El expresidente del Gobierno Adolfo Suárez ha sido enterrado hoy en el claustro de la catedral de Ávila junto a los restos mortales de su esposa, Amparo Illana, en una tumba en la que reposa ya bajo el epitafio "La concordia fue posible".

Lápida bajo la que descansa el matrimonio Suárez
Suárez yace bajo el epitafio: 'La concordia fue posible'

Después de la despedida con honores de Estado al cierre de la capilla ardiente del Congreso, el féretro de Suárez ha sido trasladado hasta Ávila, donde el obispo de esta diócesis, Jesús García Burillo, ha oficiado el funeral de "corporeinsepulto" al que han asistido los familiares del expresidente y numerosos representantespolíticos.

Entre ellos el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el exjefe del Ejecutivo José María Aznar; el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; y varios exministros, algunos de los cuales formaron parte de los gabinetes de Suárez.

Numerosos ciudadanos de Ávila han podido asistir también al funeral, que ha comenzado con casi una hora de retraso sobre el horario previsto con la interpretación del himno nacional en el órgano de la catedral.

Misa funeral

En su homilía, García Burillo ha elogiado el "prodigioso trabajo del expresidente en la Transición".

A su juicio, inauguró un estilo de convivencia política trabajando sin cesar por el entendimiento entre los españoles y, por ello, ha instado a seguir su camino.

"Su política consiguió que las dos Españas pudieran encontrarse tras décadas de animadversión política y de odio", ha dicho García Burillo, quien ha recordado la fe que profesaba Suárez, "un católico en la vida pública".

Ha asegurado que España le debe "una acción de gracias inmensa" y ha destacado su búsqueda del bien común para los españoles.

El obispo de Ávila ha leído un mensaje del papa Francisco en el que ha trasladado su pésame a la familia y a todos los que lloran la pérdida de una "figura destacada de la época reciente española".

Tras el funeral, en el que el coro gregoriano de la Santa ha cantado algunas piezas con textos de Santa Teresa y San Juan de la Cruz, el féretro con los restos mortales del expresidente se ha trasladado al claustro de la catedral seguido de los familiares y de las principales autoridades.

Representantes públicos y familia

En el acto más intimo en el que Suárez ha sido enterrado han estado presentes Rajoy, Aznar, Herrera y el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto.

En medio del silencio y con visible emoción contenida en sus familiares, el ataúd ha sido introducido en el hueco al que ayer fueron trasladados los restos mortales de la esposa del expresidente, fallecida en mayo de 2001 y que hasta ahora habían reposado en la capilla del convento de Mosén Rubí, situada a unos doscientos metros de la catedral.

"¡Viva Suárez!" y "¡Viva España"

La tumba ha sido sellada y sobre ella se ha colocado la lápida con la inscripción "Excmos. señores duques de Suárez", seguida de los nombres de ambos, las fechas respectivas de sus nacimientos y muertes y un lema final "La concordia fue posible".

Rajoy, Aznar y Herrera han sido los primeros en acercarse a continuación a los familiares del expresidente para volver a expresarles su pésame antes de abandonar el templo.

Poco después, la familia de Suárez ha abandonado el claustro y ha accedido al interior de la iglesia en medio de aplausos de las personas que se encontraban dentro de la misma y de las que han partido voces de "¡Viva Suárez!" y "¡Viva España".

Ya en el exterior y en nombre de la familia, el hijo mayor del expresidente, Adolfo Suárez Illana, ha agradecido los gestos de cariño hacia su padre.

La sepultura de Suárez en el claustro de la catedral de El Salvador ha quedado situada a escasos diez metros de donde está sepultado quien fuera presidente del Gobierno republicano en el exilio Claudio Sánchez Albornoz.

Etiquetas