Despliega el menú
Nacional

La capilla ardiente de Suárez queda abierta al público

Algunos ciudadanos se santiguan al pasar ante el féretro y otras personas le lanzan besos.

Un primer grupo de ciudadanos que esperaban para dar su último adiós al expresidente del Gobierno Adolfo Suárez ha accedido ya al Palacio del Congreso de los Diputados para poder rendir homenaje al fallecido en la capilla ardiente que ha abierto sus puertas al público al mediodía.

Desde la madrugada, una veintena de personas guardaban cola en la carrera de San Jerónimo, aunque a lo largo de la mañana se han ido agolpando centenares de ciudadanos en una cola que rodea ya todo el edificio de la Cámara Baja.

Algunos ciudadanos se santiguan al pasar ante el féretro y otros lanzan besos con las manos al féretro de Suárez, mientras la familia del fallecido permanece sentada ante el ataúd del expresidente, que está rodeado por un guardia de militares de los tres ejércitos y de la Guardia Civil.

En el Salón de Pasos Perdidos, donde permanece instalada la capilla ardiente, se han ido colocando también las coronas de flores que han enviado numerosas instituciones del Estado, como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), empresas y clubes de fútbol como el Real Madrid.

Etiquetas