Nacional
Suscríbete

Doctrina Parot

Los terroristas solo cobrarán el subsidio si se arrepienten

La enmienda introducia por el PP en los presupuestos generales incluye esta modificación de la ley de 1994, que no contemplaba la conducta del preso.

Salida de los etarras de la cárcel de Zuera
Salida de los etarras de la cárcel de Zuera_3
VARIOS

Los presos liberados que fueron condenados por delitos de terrorismo o por pertenencia a organizaciones criminales deberán pedir perdón a sus víctimas y mostrar signos de arrepentimiento para poder cobrar el subsidio de desempleo que les pudiera corresponder tras su salida de prisión.

De esta forma queda plasmado en una de las 101 enmiendas que el grupo parlamentario del PP ha presentado a los presupuestos generales del Estado para 2014 durante su tramitación en el Senado.

El PP pretende así modificar la ley de 1994 que establecía el derecho de este subsidio a presos liberados pero que no incluía dicho requisito.

La iniciativa asegura que sería "injusto" que no se tuviera en cuenta el arrepentimiento y la desvinculación con la organización criminal cuando dichos requisitos son necesarios e imprescindibles para el acceso al tercer grado penitenciario.

"En determinadas manifestaciones particularmente graves de delincuencia como el terrorismo y la criminalidad organizada, el arrepentimiento, el perdón a las víctimas y la desvinculación clara e inequívoca con la organización criminal son indicios claros e inequívocos de la voluntad de reinserción e integración del liberado en una sociedad democrática que propugna la convivencia pacífica de sus integrantes", señala la enmienda.

La ley de 1994 establecía el derecho a percibir el subsidio por desempleo a los presos que habían sido liberados y no tenían derecho a paro, siempre que la privación de libertad hubiera sido por un tiempo superior a seis meses.

De esta forma se reconocía el derecho a percibir el subsidio a aquellos que figuraran inscritos como demandantes de empleo y cumplieran determinadas condiciones, como no haber rechazado ninguna oferta de trabajo y que además carecieran de rentas superiores al 75 % del salario mínimo interprofesional.

No obstante, podían acogerse los liberados en prisión que hubieran realizado actividades laborales antes de su ingreso en prisión o durante su estancia en ésta.

Hasta ahora no se tenía en cuenta la conducta de los presos durante su estancia en la cárcel para recibir este subsidio ni tampoco otros aspectos como su voluntad de reinsertarse en la sociedad.

La enmienda que presenta el PP a los presupuestos argumenta que es momento de revisar en profundidad la normativa reguladora de dicho subsidio para que exista una reparación justa y debida a las víctimas del delito y a la propia sociedad.

El cambio en la ley afectará a los solicitantes del subsidio que lo hagan a partir de la entrada en vigor de la Ley de presupuestos generales del Estado para 2014.

Etiquetas