Despliega el menú
Nacional

Anulación doctrina Parot

Medio centenar de excarcelados un mes después del fin de la doctrina Parot

Este miércoles por la tarde han abandonado la cárcel: la Grapo Encarnación León y los etarras Zubieta Zubeldia, Maitane Sagastume, Larrañaga y 'Paterra'.

Zubieta sale de prisión
Zubieta sale de prisión

Un mes después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) derogara la retroactividad de la doctrina Parot, más de una treintena de etarras, cinco grapos y varios violadores en serieque no han conseguido ralentizar las excarcelaciones.

Fue el 22 de octubre, apenas 24 horas después de que la Corte Europea volviera a dar la razón a la etarra Inés del Río, condenada a más de 3.000 años de prisión, cuando la reclusa abandonó la cárcel de Teixeiro (A Coruña).

Desde ese día el efecto del fallo del tribunal de Estrasburgo se ha traducido en un goteo de excarcelaciones, que continuará después de que el Tribunal Supremo le diera la puntilla a la doctrina que él mismo dictó en 2006 con el objetivo de prolongar la estancia en prisión de los presos con un historial más sangriento.

Son ahora la Audiencia Nacional y las provinciales las que están dando curso a las peticiones de excarcelación de todos los que se han beneficiado del fin de la doctrina Parot.

Entre ellos, el etarra José Antonio López Ruiz, Kubati, condenado a penas que suman 1.210 años de cárcel por diversos asesinatos como el de la histórica dirigente de la banda Yoyes o el autor de la matanza del Hipercor en Barcelona, Domingo Troitiño.

La Audiencia Nacional ha hecho pública este miércoles su decisión de excarcelar a nueve miembros de ETA y tres grapos pasadas las 12.00. A lo largo de la tarde distintos presos han abandonado ya la cárcel entre ellos: la Grapo Encarnación León y los etarras Juan José Zubieta Zubeldia, Miren Maitane Sagastume, Urain Larrañaga y Juan Carlos Arruti Azpitarte, 'Paterra'.

Hasta hoy, los tribunales han ordenado la excarcelación de 36 etarras, cinco grapos y otros seis presos con más de dos condenas, entre ellos los violadores del portal y del ascensor, o los dos expolicías autores del cuádruple crimen de Nigrán (Pontevedra).

Pese al temor inicial del Gobierno, la salida de etarras no ha dado lugar, de momento, a homenajes y recibimientos que pudieran ser constitutivos de actos de enaltecimiento y apología del terrorismo, como advirtió el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Tampoco en las cárceles se han producido, al menos en lo que ha trascendido, movimientos importantes entre el colectivo de etarras, aunque en la de Morón de la Frontera, en Sevilla, un grupo de terroristas ha protagonizado una huelga de hambre en demanda de mejoras en su situación carcelaria y para reivindicar su paso al módulo de respeto.

Las que sí han reaccionado con beligerancia han sido las víctimas del terrorismo, especialmente las agrupadas en la asociación mayoritaria, la AVT, que en apenas cinco días logró convocar una concentración de protesta contra el fallo de Estrasburgo que reunió a miles de personas en la plaza de Colón de Madrid.

No han conseguido, sin embargo, ralentizar el proceso y consideran que las "prisas" de los tribunales para poner en la calle a medio centenar de presos en un mes suponen una "nueva traición" que deja definitivamente solas a las víctimas, en palabras de su presidenta Ángeles Pedraza.

En algunos ámbitos más allá de las víctimas no deja de sorprender la celeridad inusual en aplicar el fallo cuando la Justicia en España es lenta.

Fuentes de la lucha antiterrorista e han justificado el escaso "impacto" y "alboroto" que ha provocado la salida de la cárcel de etarras en la "hoja de ruta" establecida para la gestión del fin de ETA.

Las fuentes han añadido que la derogación de la doctrina Parot es uno de los primeros pasos en la satisfacción de las demandadas de la banda terrorista, que siempre ha puesto sobre la mesa la situación de sus presos. Habrá que saber ahora cuál es la respuesta de ETA a esta nueva realidad, pendiente todavía del paso que el Gobierno quiere que la organización dé: la entrega las armas y su disolución definitiva.

Mientras, el Ejecutivo, que antes de la resolución de la Corte Europea advertía de la alarma que iban a generar las excarcelaciones, no ha tenido más remedio que acatar el fallo y ver cómo los tribunales están resolviendo con prontitud.

Incluso, a las víctimas les ha tenido que transmitir el mensaje de que nada puede hacer, salvo vigilar que no se utilicen las salidas de las prisiones para ensalzar a ETA.

A la sociedad en general parece preocuparle más que ya estén en la calle violadores como los citados o asesinos como los de Anabel Segura o las niñas de Alcàsser, ya que ha asumido que ETA no volverá a matar.

Pero tampoco con estos delincuentes comunes puede hacer mucho el Gobierno, toda vez que al estar libres no pueden ser vigilados a pesar de conocer el domicilio que han comunicado como residencia, aunque pueden cambiarlo. No obstante, fuentes policiales apuntan a la posibilidad de que las patrullas estén más alertas en las proximidades de esos domicilios.

Varias asociaciones de mujeres han expresado su preocupación por estas excarcelaciones, ya que en su mayoría los violadores no se han reinsertado, y han pedido a Interior medidas.

Precisamente, Fernández Díaz ha recordado que los excarcelados son "absolutamente libres", pero a renglón seguido ha dicho: "Tenemos un mandato de hacer, en el marco de la ley, todo lo posible para garantizar la seguridad de los ciudadanos y en ese marco es donde nos vamos a mover". 

Etiquetas