Despliega el menú
Nacional

56 vehículos recuperados

Detienen a 55 personas en una operación internacional contra el robo de vehículos de lujo

El Instituto Armado ha contado con la colaboración sobre el terreno de las compañías aseguradoras a la hora identificar los coches robados y con el Instituto de investigación Centro de Zaragoza.

Una operación contra el robo de vehículos de lujo
Una operación contra el robo de vehículos de lujo
EFE

La Guardia Civil ha recuperado 56 vehículos robados y ha detenido a 55 personas en una operación llevada a cabo en coordinación con otras fuerzas policiales de la Unión Europea contra el tráfico ilícito de vehículos y maquinaria pesada robada en países de la Unión, para su posterior traslado al Norte de África y países del este de Europa que además ha servido para detectar nuevas rutas en las que se comercializaban estos coches. 

En concreto, se han llevado a cabo 5.532 actuaciones en puertos y pasos fronterizos en las que se han identificado a 1.231 personas y a 4.301 vehículos. Para esta operación se ha establecido un centro de coordinación en Europol, en el que ha participado un guardia civil.

Uno de los responsables de la operación, el comandante Jesús Galloso ha admitido que "el robo de coches de alta gama seguramente no sea ahora mismo el problema delincuencial que más preocupa en España, pero siempre es bueno un aviso a navegantes".

La Guardia Civil ha colaborado en esta operación con las autoridades de Francia y Portugal durante una semana en la que se ha desplegado un "dispositivo de impacto" en el que han participado 3.000 efectivos de Seguridad Ciudadana, Agrupación de Tráfico y Policía Judicial y Fiscal.

Básicamente todos los coches recuperados son de marcas alemanas como BMW o Audi. Los grandes especialistas en este tipo de delito son de origen búlgaro y su área de actuación es principalmente Cataluña, la Costa del Sol, Levante y Madrid.

Además de la colaboración internacional, Galloso ha manifestado la importancia que ha tenido en esta operación la colaboración público-privada, principalmente con las entidades aseguradoras que ahora trabajan con dos grandes compañías, Argos (Francia) y Centro de Zaragoza (España) que se dedican a recuperar vehículos para que el coste que se emplea en indemnizar sea menor al recuperar el objeto robado.

"Esas empresas nos han enviado gente con mucha experiencia y han trabajado codo con codo con nosotros. Son gente por ejemplo de la empresa Argos, que tiene toda la información de los vehículos robados, personas que nada más ver el coche ya saben dónde están los números de bastidor, las características y otros elementos identificativos", ha explicado Galloso.

Estas colaboraciones permiten desarrollar y experimentar nuevos sistemas tecnológicos para luchar contra un tipo de delincuencia cada día más especializada, donde la alteración del cuentakilómetros o el borrado de números de bastidor ya son técnicas obsoletas. La Guardia Civil ha probado en esta operación diferentes aparatos que conectados a centralitas informáticas de estos vehículos son capaces de descubrir todo tipo de falsificaciones.

Organizaciones como "una industria" 

Estas redes de robo de vehículos son como "una industria" con personas dedicadas a diferentes funciones. Una de ellas es "el ojeador", personas que se dedican a ir por barrios buscando coches de alta gama que se puedan robar. Muchas veces ya tienen una petición concreta sobre qué coche robar.

Otra función es la del experto informático que sabe cómo funciona el software y la frecuencia de onda del coche y que es capaz de piratear y vulnerar sus medidas de seguridad. "Esta es una pieza clave en la organización", ha dicho este comandante.

Después está la persona encargada de guardarlos y los encargados de conducir el coche hasta los diferentes países. Por último, está "el receptador" que es el encargado de blanquear el vehículo que muchas veces ni siquiera pregunta de dónde viene el coche. En este caso, los vehículos recuperados provenían en su mayoría de España, Italia, Bélgica y Alemania y las personas detenidas son de nacionalidades marroquí, española y holandesa.

Durante la operación se han intensificado los dispositivos de vigilancia en los pasos fronterizos así como los controles fiscales en las zonas portuarias. Con estas medidas preventivas se persigue también detectar los fraudes a aseguradoras de vehículos que en ocasiones se producen por parte de grupos organizados.

Estas organizaciones criminales estafan a las aseguradoras de los vehículos, acordando con los propietarios de los mismos que no presenten denuncia por su sustracción hasta que no tengan constancia de que hayan llegado a otro país fuera de la Unión Europea y así poder cobrar la indemnización por el robo.

Además, falsifican la documentación de los vehículos para así poderlos sacar fuera de la Unión Europea o comercializan dentro de la misma otro vehículo utilizando la documentación de los vehículos que han sustraído anteriormente.

Etiquetas