Despliega el menú
Nacional

Educación

La religión en el Bachillerato será una incógnita hasta última hora

La oposición ya ha anunciado que pedirá la devolución de la Lomce.

Incluir en la reforma educativa la asignatura de religión como oferta obligatoria para los centros en bachiller será una incógnita hasta última hora, incluso para senadores del PP, que el jueves tienen, al igual que los demás grupos, de último plazo para presentar las enmiendas en la Cámara alta.

Fuentes parlamentarias populares han explicado a Efe que sobre el tema de la religión en bachiller "todavía no hay nada cerrado" y que está sobre la mesa del Ministerio de Educación "hasta el último momento".

El proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) salió del Congreso con la religión como obligatoria para los centros y opcional para el alumno, con las alternativas de Valores Sociales y Cívicos (Primaria) y Valores Éticos (Secundaria), que también podrán escogerse como opcionales.

Sin embargo, nada se decía de bachiller y la propia Conferencia Episcopal Española aseguró que si no se incluía en la Lomce, esta norma sería "ilegal" por ir en contra de los tratados firmados entre España y la Santa Sede.

Las mismas fuentes del PP sí han confirmado que entre las enmiendas que presentarán en el Senado se encuentra una que fijará que "las administraciones educativas podrán establecer medidas de atención personalizada a aquellos alumnos que, habiéndose presentado a la evaluación final de ESO, no la hubieran superado", a pesar de tener todas las asignaturas aprobadas.

El PP quiere en la Cámara alta mejorar ese punto de la ley y que a los citados alumnos que no aprueben la evaluación de la ESO se les dé un certificado que garantice los logros obtenidos.

Asimismo, los populares registrarán una enmienda para fijar el artículo 79 bis, por el que se exigirá por ley a todas las comunidades autónomas que se garantice la detección precoz y se atienda adecuadamente a los alumnos con necesidades de aprendizaje por dislexia y trastorno de déficit de atención con hiperactividad.

Mañana, los grupos tienen hasta las doce de la noche para registrar sus vetos -la mayoría de la oposición ha anunciado que va a pedir la devolución de la Lomce- y las enmiendas parciales.

Desde el PNV, la senadora Ruth Martínez ha señalado que sugerirán enmiendas nuevas a las ya presentadas en el Congreso, de las que ha destacado una por la que quieren "blindar" la cuestión lingüística y "salvaguardar" la importancia de las lenguas cooficiales.

Además, el grupo vasco va a proponer que las pasarelas de Secundaria y Bachiller hacia la Formación Profesional (FP) sean de doble sentido, es decir, que quien pase desde los dos primeros a la tercera opción educativa también puedan volver a las anteriores si así lo deciden.

En cuanto a las evaluaciones externas y unificadoras que fija la ley, Martínez las ha rechazado porque cree que en el País Vasco, que tiene un elevado nivel educativo respecto a otras autonomías, ocasionarán una reducción del mismo.

Por su parte, el portavoz de Educación del PSOE en el Senado, Vicente Álvarez Areces, comentó recientemente que está previsto que el Pleno del Senado vote la Lomce el 20 de noviembre, y que entre las enmiendas parciales que incluirán los socialistas se encuentra una para "garantizar" la gratuidad de los libros de texto.

IU presentará, además del veto por ser "una reforma innecesaria" e impuesta", alrededor de 170 enmiendas parciales.

Etiquetas