Despliega el menú
Nacional

Santiago de Compostela

Los padres de Asunta, acusados de asesinato un mes después

La acusación que pesa sobre los padres de Asunta Basterra Porto, la niña hallada muerta en una pista forestal en la madrugada del pasado 22 de septiembre, se ha elevado de homicidio a asesinato casi un mes después del crimen.

Los padres de la pequeña asesinada
El juez eleva a asesinato las imputaciones de los padres de la niña Asunta Basterra
EFE

La acusación que pesa sobre los padres de Asunta Basterra Porto, la niña hallada muerta en una pista forestal en la madrugada del pasado 22 de septiembre, se ha elevado de homicidio a asesinato casi un mes después del crimen.

Sendos delitos implican matar a una persona, pero en el asesinato existe premeditación y conlleva una pena superior.Rosario Porto y Alfonso Basterra, los padres adoptivos de la pequeña de 12 años, están internos en la prisión coruñesa de Teixeiro desde el día 27 y esta mañana fueron conducidos a Compostela, ciudad a la que han llegado antes de las diez, y donde han podido escuchar con concreción sus imputaciones.

El juez ha modificado el cargo

José Luis Gutiérrez Aranguren, el abogado que asiste a Rosario Porto, madre de la víctima, ha sido el primero en anunciar a los informadores la modificación del cargo, justo a su salida del juzgado número dos de Santiago, y también ha sido él quien ha comentado que sobre la causa se mantiene el secreto de sumario.

Poco tiempo después, el Tribunal Superior de Justicia de Galicia envió un comunicado en el que explica que el fiscal asignado al caso, Jorge Fernández de Aránguiz, "tras hacer un relato de los hechos" los ha calificado de asesinato "al entender que existen las agravantes de alevosía y parentesco".

De Aránguiz ha solicitado además que se prorrogue un mes más el secreto sobre las actuaciones, y esta petición recibió la aceptación del juez José Antonio Vázquez Taín, pese a la oposición de las defensas, que reclamaban el alzamiento.

Al finalizar la comparecencia , tanto el magistrado como los imputados y sus respectivos abogados se han desplazado a la casa familiar de Teo (A Coruña), situada a escasos kilómetros de la pista forestal en la que dos viandantes hallaron el cadáver de la cría, para proceder a un nuevo registro orientado a "recoger algunos objetos".

Tercer registro en la casa familiar

Esta casa ya ha sido inspeccionada, al menos, en otras dos ocasiones, la primera de ellas en las horas posteriores al crimen, y en su interior se halló una cuerda anaranjada como la que apareció junto al cuerpo sin vida de Asunta. Rosario Porto y Alfonso Basterra han asistido durante unas dos horas a esta diligencia, que ha culminado pasadas las tres y media de la tarde, y en la que ha sido necesaria la presencia de un electricista.

Los agentes encargados han portado varias bolsas. El cadáver de la menor, de origen chino y que había sido adoptada antes de cumplir un año, fue hallado sobre un talud el pasado 22 de septiembre, si bien la investigación ha determinado que falleció el día anterior, presumiblemente tras ser sedada y asfixiada.

Gutiérrez Aranguren ha puesto en duda  la "imparcialidad" de un jurado popular para juzgar este crimen y en este sentido ha matizado que aunque el enjuiciamiento por la Ley del Jurado "era lo esperado", por ser el que corresponde al tipo de delito, "en estas circunstancias la imparcialidad va a ser imposible". Ha indicado que se mantiene en contacto con Porto, que "cada vez está peor".

Belén Hospido, la letrada de Alfonso Basterra, no ha querido hacer declaraciones a los medios de comunicación.

Alfonso Basterra y Rosario Porto han negado siempre ser los autores de la muerte de su hija. En el penal, están en régimen de prisión provisional comunicada sin fianza.

Las apelaciones presentadas por sus letrados para el excarcelamiento, dos en el caso de Porto y otras tantas por la parte de Basterra, han sido denegadas.

Etiquetas