Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Tribunales

Condenados a 45 años los tres etarras que asesinaron al policía Eduardo Puelles

La Audiencia Nacional condena además a los etarras a indemnizar con 300.000 euros a la viuda y con 150.000 euros a cada uno de sus dos hijos.

Efe. Madrid Actualizada 23/07/2013 a las 16:24
1 Comentarios
Los etarras del comando Otazua durante un juicio anteriorEFE

La sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a 45 años de prisión a cada uno de los tres miembros del comando Otazua de ETA por el asesinato con una bomba-lapa del inspector jefe de la Policía Eduardo Puelles el 19 de junio de 2009 en Arrigorriaga (Vizcaya).

En su sentencia, la Audiencia Nacional condena además a los tres etarras -Daniel Pastor, Txirula; Íñigo Zapirain, Aritza; y Beatriz Etxebarria, Kot- a indemnizar con 300.000 euros a la viuda de Puelles y con 150.000 euros a cada uno de sus dos hijos.

El tribunal les impone una pena de treinta años de prisión por un delito consumado asesinato terrorista y quince más por un delito de estragos terroristas, con el límite de cuarenta años de cárcel previsto en el Código Penal.

La condena es la misma que solicitó la fiscalía en el juicio oral y a la que se sumaron la acusación particular, que representa a la viuda y los hijos de la víctima, las acusaciones populares, que ejercen la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y el Sindicato Profesional de Policía (SPP), así como la Abogacía del Estado.

El tribunal considera probado que los procesados se integraron en la banda terrorista ETA en 2006 para formar el comando Otazua con el fin de atentar contra algún policía de la Comisaría de Policía en el barrio de Indautxu, en Bilbao.

El atentado

Para ello, los tres acusados anotaron las matrículas de los vehículos aparcados en las inmediaciones de la comisaría por si en alguna ocasión los identificaban en otro lugar, como así sucedió con Eduardo Puelles.

En 2008, Pastor detectó un vehículo del que recordaba la matrícula y comprobó que lo conducía Puelles, por lo que comenzaron a vigilarle.

A finales de ese mismo año, los etarras colocaron un primer artefacto 'lapa' que no llegó a explotar en los bajos del coche que Puelles estacionaba en un aparcamiento del barrio de Santa Isabel en Arrigorriaga.

Posteriormente, localizaron otro vehículo que utilizaba Puelles y modificaron el dispositivo de movimiento por uno de mercurio para evitar que resultase nuevamente fallido.

En la noche del 18 al 19 de junio de 2009 colocaron el artefacto compuesto por dos kilos de cloratita y doscientos gramos de pentrita.

En esta ocasión, Etxebarria condujo en su coche a sus compañeros hasta el lugar en el que estaba estacionado el vehículo y mientras Zapirain y Pastor insertaban la bomba en los bajos -en un hueco entre el depósito de combustible, el eje trasero y la rueda de repuesto-, ella se quedó vigilando.

Por la mañana, sobre las 9.05 del 19 de junio, Puelles arrancó su coche y "se produjo una explosión que le ocasionó lesiones determinantes de su fallecimiento".

En febrero de 2011 fue desarticulado el comando Otazua y en el registro de sus domicilios se hallaron sustancias para la fabricación de artefactos explosivos, dos bombas lapa y documentos manuscritos de Pastor sobre explosivos con alusiones a "matrículas de txakurras, guardaespaldas y cipayos".

Los miembros de este comando, uno de los más activos tras la ruptura en 2007 del alto el fuego que ETA proclamó en 2006, acumulan ya varias condenas que suman más de 125 años de cárcel.


  • garcía24/07/13 00:00
    Pero ¿cuántos años cumplirán realmente en la cárcel y cuánto dinero tendrán para indemnizar a la viuda y a los huérfanos? Pocos años y cero dinero, seguramente...


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo