Nacional

Visita oficial

La Reina contribuye a recuperar un hospital azotado por las inundaciones en Mozambique

Impresionada por la labor de un grupo de religiosas en el centro, decidió que la fundación que lleva su nombre costee la reparación de su generador eléctrico.

La Reina contribuye a recuperar un hospital mozambiqueño inundado
EFE

La reina Sofía, impresionada por la labor de las religiosas que luchan por recuperar la normalidad en el Hospital del Carmelo de Chokwe, arrasado por las inundaciones, decidió que la fundación que lleva su nombre costee la reparación de su generador eléctrico, vital para el centro.

En la segunda jornada de su visita a Mozambique, Doña Sofía conoció a la hermana Elisa, directora de este hospital, durante una reunión en la sede de las Naciones Unidas en Maputo, donde hizo entrega de dos toneladas de productos farmacéuticos y de nutrición infantil, por valor de 44.000 euros, a este centro sanitario y dos orfanatos mozambiqueños.

Uno de ellos es la Casa do Gaiato, uno de los proyectos más veteranos de la cooperación española en Mozambique, que la reina visitará mañana, y el otro es el hogar de acogida que gestionan las Hijas de la Caridad en Katembe, en el que estas misioneras mercedarias cuidan de 45 huérfanas, algunas de ellas portadoras del VIH.

La superiora, Carmen Acín, acudió a la reunión acompañada por cinco de estas niñas, de distintas edades, entre ellas la pequeña Miriam, abandonada a los diez días de nacer en la entrada de un cementerio y portadora del virus del sida, que miraba entre curiosa y asustada el revuelo de cámaras formado a su alrededor mientras ella y sus compañeras entregaban a doña Sofía regalos de bienvenida.

El hogar de acogida de Katembe quedó lejos del área devastada por las recientes inundaciones, que afectaron a 240.000 personas, pero el Hospital del Carmelo de Chokwe resultó seriamente dañado por las aguas, que anegaron completamente las 150 camas en las que atendían a enfermos de sida y tuberculosis, así como las instalaciones donde pasaban diariamente consulta a más de 300 personas.

Fue el primer hospital que reabrió sus puertas tras las inundaciones, pero había quedado inutilizado por el agua su generador eléctrico, esencial para conservar los reactivos y para garantizar la continuidad de los tratamientos médicos nocturnos, lo que ha imposibilitado hasta ahora un funcionamiento normal del centro.

Nada más ser informada sobre este problema, la reina se dirigió a la hermana Elisa, que conversaba en ese momento con los periodistas, para comunicarle que la Fundación Reina Sofía se encargará de costear la reparación del generador o la compra de uno nuevo, noticia que la religiosa recibió visiblemente emocionada.

"Que Dios se lo pague", alcanzó a decir, mientras doña Sofía explicaba a los informadores que la recuperación de ese generador era "fundamental" para el funcionamiento del hospital y calificaba de "impresionante" tanto la labor de las Hijas de la Caridad que trabajan en Chokwe como la de las mercedarias que cuidan de niñas huérfanas en Katembe.

"Son las mejores monjas del mundo; los españoles, los mejores", repetía la reina ante las cámaras, antes de despedirse de Elisa y Carmen y de los demás asistentes a la reunión en la sede mozambiqueña de las Naciones Unidas.

Tras una explicación detallada de las consecuencias de las inundaciones causadas por el desbordamiento del río Limpopo -que corrió a cargo de la coordinadora de la ONU en Mozambique, Jeniffer Topping, y Lola Castro, del Programa Mundial de Alimentos-, la reina hizo entrega a Elisa y Carmen, de forma simbólica, de la parte que les corresponde del material farmacéutico enviado desde España.

Las dos toneladas que han viajado en el avión de la Fuerza Aérea en el que llegó la reina a Maputo -donadas por la Fundación Reina Sofía y los Laboratorios Normon- incluyen 1.440 litros de leche para bebés y medicamentos contra la malaria, el tifus, la tuberculosis, enfermedades respiratorias y dolencias cardiacas, así como antivirales, ansiolíticos, corticoides y analgésicos.

Antes de reunirse en el Palacio Presidencial con el presidente Armando Guebuza, doña Sofía visitó la Feria de Artesanía, Flores y Gastronomía de Maputo, inaugurada en noviembre de 2010 y financiada íntegramente por la cooperación española, que ha convertido un espacio público degradado del centro de la ciudad en lugar ordenado de venta e importante foco turístico de la capital.

Acompañada por el alcalde de Maputo en su recorrido por la colorista feria, la reina se interesó por el trabajo de los cerca de 300 artesanos que venden sus artículos en ese espacio -del que recibió una maqueta como obsequio- y compró varios regalos para su familia, como cajitas, collares, diademas y juguetes de alambre para sus nietos (helicópteros, un avión, una bicicleta y una moto).

Etiquetas