Nacional

Deudas

Un hombre se encadena para que le condonen la deuda

Un hombre de 37 años se ha encadenado esta mañana a una columna del interior de una entidad bancaria de Alicante para reclamar la condonación de su deuda hipotecaria, que asciende a 110.000 euros, y cuyo impago se ha traducido en una orden de desahucio prevista para la primera semana de marzo.

Este ciudadano, que no tiene trabajo, ha accedido a la sucursal bancaria junto a un grupo de personas, en su mayoría miembros del colectivo Stop Desahucios, para protestar por la política bancaria en materia de vivienda.

Cuando los efectivos policiales se han personado en la entidad, tras ser avisados por los responsables de la misma, estas personas han decidido salir de la sucursal a excepción de José Vicente Muñoz, quien instantes antes optó por encadenarse a una columna.

Aproximadamente media hora más tarde, la Policía Nacional ha roto la cadena con una cizalla y este hombre, a petición de los agentes, ha abandonado la entidad bancaria entre aplausos y gritos de quienes seguían los acontecimientos desde el exterior.

"Es preferible encadenarse a la puerta de un banco antes que quitarse la vida", ha afirmado Muñoz nada más salir en declaraciones a los periodistas.

El afectado ha explicado que hace tres años suscribió una hipoteca por 133.000 euros con la entidad bancaria, de la cual le queda ahora una deuda de 110.000 euros.

"Durante el segundo año de hipoteca, subieron el Euríbor y ya no podía pagar las cuotas. Sólo tenía para pagar la hipoteca, y pasaba los meses con cincuenta euros. Hasta que perdí mi trabajo y tuve que dejar de pagar", ha dicho Muñoz.

Según el portavoz de Stop Desahucios José María Copete, el afectado solicita "la condonación de la deuda" para poder "rehacer su vida en términos económicos", ya que "se ha enfrentado a las consecuencias psicológicas de vivir con esa deuda".

"Desde que José Vicente dejó de pagar, el banco comenzó una estrategia sostenida de hostigamiento, llamándole dos y tres veces al día para que pagase", ha afirmado Copete.

Según el portavoz de Stop Desahucios, la protesta de José Vicente Muñoz en la sucursal "simboliza lo que a muchas personas les ocurre, que están encadenadas a un banco y no pueden salir de ahí".

Otra de las afectadas, Carmen Muñoz, ha expuesto que en el caso de su familia es posible que se enfrenten al segundo desahucio "en dos años y medio".

"Teníamos un restaurante familiar, pero tuvimos que cerrarlo. A mi hijo no le llegaba con el paro para pagar la vivienda, y le acabaron desalojando. Se vinieron a vivir a mi piso, y ahora me han dicho que no pueden refinanciar mi deuda, que entregue las llaves de mi casa", ha relatado.

Carmen Muñoz ha asegurado que su familia no puede acogerse a la moratoria prevista en el real decreto de noviembre, y lamenta que en el banco "no den soluciones", según ha indicado.

"Mi nieta de trece años se va a enfrentar por segunda vez a un desahucio. Llevo quince años viviendo en esa casa y he criado allí a mis hijos y mis nietas. Y ya no tenemos adónde ir", ha dicho.

La afectada ha recordado que la plataforma Stop Desahucios se concentró hace unas semanas ante su vivienda, en el barrio de Virgen del Remedio, y consiguió aplazar el lanzamiento por una orden del juzgado.

"Tengo la casa llena de cajas porque aún no sé lo que va a pasar. Nadie sabía nada del desahucio, porque me daba mucha vergüenza, pero ya se me ha quitado", ha declarado.

Etiquetas