Despliega el menú
Nacional

En Gerona

Tres desconocidos asaltan a dos mujeres y las rocían con gasolina para robarles

Las dos mujeres asaltadas, madre e hija, consiguieron desatarse y alertaron a los Mossos d'Esquadra y a los servicios médicos pasadas las 23.00.

Tres desconocidos asaltaron la pasada noche a una madre y a su hija en Campllong (Gerona), primero en la calle y después en su domicilio, a las que han robado joyas, dinero y su coche tras amedrentarlas rociándolas con gasolina.

Según han informado fuentes cercanas a la investigación, los hechos sucedieron sobre las 20.30 en una la zona conocida como la Bruguera, con una treintena de casas diseminadas, cuando tres hombres con la cara parcialmente tapada y armados con cuchillos abordaron a la hija, Nuria B., de unos 30 años, en el momento de entrar en la casa.

Tras amenazarla a punta de navaja y exigirle las llaves, entraron con ella en la vivienda, donde se encontraba la madre, Evarista B., de unos 60 años.

Los asaltantes ataron a las dos mujeres y posteriormente las llegaron a rociar con gasolina para atemorizarlas y exigirles que les dieran todo lo que tuvieran de valor, principalmente joyas y dinero, así como la combinación de una caja fuerte existente en la vivienda.

Una vez ejecutado el robo, los delincuentes huyeron del lugar con dinero, joyas, el vehículo y los móviles de las víctimas, a las que dejaron atadas, han indicado las mismas fuentes.

Las dos mujeres consiguieron desatarse hacia las 23.00 y alertaron a los Mossos d'Esquadra y a los servicios médicos.

La hija, que sufrió magulladuras, fue trasladada hasta el hospital Santa Caterina de Salt para una revisión médica.

Los agentes de investigación y de la Unidad de Policía Científica de los Mossos buscan desde anoche huellas e indicios que permitan identificar a los autores del asalto, que al parecer tenían acento extranjero.

Por su parte, el alcalde de Campllong, Lluis Freixas, ha lamentado el asalto y ha explicado que las dos mujeres vivían solas en la casa desde hace unos meses al fallecer el padre de familia por una enfermedad.

La casa, que tiene un jardín abierto, sin ninguna valla, no disponía de alarma y se encuentra a unos 300 metros del vecino más cercano.

Etiquetas