Despliega el menú
Nacional

Elecciones vascas

Los nacionalistas ganan las primeras elecciones sin ETA

El PNV gana las elecciones con 27 diputados. Le sigue Bildu con 21, PSE con 16, PP con 10 y la formación UPyD ha logrado arañar un escaño.

Los líderes de Bildu celebran la victoria
Los nacionalistas ganan las primeras elecciones sin ETA en el País Vasco
EFE/MIGUEL TOÑA

El triunfo del PNV en las elecciones celebradas en Euskadi, en las que ha logrado 27 de los 75 escaños, seguido de EH Bildu, con 21, convierten al nuevo Parlamento Vasco en el más nacionalista de su historia.

En estos comicios, los primeros sin la amenaza de ETA, "dos de cada tres parlamentarios van a ser nacionalistas", como ha destacado Laura Mintegi, la candidata a lehendakari de EH Bildu, coalición que integra a la izquierda abertzale, junto a Aralar, EA y Alternatiba, y cuyo regreso a la Cámara vasca ha modificado el panorama político vasco.

Entre el PNV y EH Bildu sumarán 48 escaños, muy por encima de la mayoría absoluta que se sitúa en los 38 escaños y cerca de los dos tercios de los asientos del Parlamento.

No obstante, pese a la irrupción de EH Bildu, el PNV sólo ha perdido tres escaños frente a los 30 con que contaba hasta ahora, ha ganado en Bizkaia y Álava, y ha conseguido situarse a sólo 500 votos del triunfo en Gipuzkoa, en cuyas instituciones gobierna ahora Bildu.

Además, el PNV ha logrado ganar en las tres capitales vascas, no sólo en Bilbao, donde habitualmente suele hacerlo, sino en Vitoria, donde tradicionalmente sumaban más los constitucionalistas, y también en San Sebastián, donde Bildu, que ahora gobierna sin Aralar en este consistorio, ha pasado a ser la tercera fuerza.

En el conjunto de Euskadi, tras el PNV y EH Bildu, el PSE-EE se sitúa como tercera fuerza, con 16 representantes, 9 menos que los que tenía actualmente, al haber sido el partido que ha perdido más parlamentarios y votos, ya que se ha dejado en el camino cerca de un tercio de los sufragios que logró en 2009.

Por detrás se sitúa el PP, que ha obtenido 10 escaños, tres menos que en esta legislatura. UPyD, por último, mantiene su único representante, mientras que ni Ezker Anitza-IU, ni Ezker Batua han logrado representación.

Con este panorama ya no se podrá repetir el acuerdo entre partidos constitucionalistas PSE-PP, que permitió a Patxi López convertirse en 2009 en el primer lehendakari socialista de la historia.

Ahora, será el PNV el que tendrá que decidir qué tipo de Gobierno quiere para Euskadi: Si prefiere un pacto estable con el PSE-EE o con EH Bildu, según el modelo de país que desee, o bien si opta por acuerdos puntuales con distintas fuerzas para sacar adelante sus proyectos.

En cualquier caso, el próximo Parlamento será el más nacionalista de la historia ya que los 48 escaños que suman PNV y EH Bildu superan con creces los 44 que lograron en 1990 el PNV (22), HB (13) y EA (9).

El triunfo de las opciones nacionalistas ha tenido lugar tras una campaña electoral en la que ha estado muy presente la apuesta soberanista de Cataluña, que suscriben tanto el PNV como EH Bildu, aunque con diferencias en los tiempos de ejecución.

La candidatura encabezada por la escritora y profesora Laura Mintegi, que era prácticamente una desconocida en el ámbito político, ha conseguido el mejor resultado de la historia de la izquierda abertzale en unas elecciones autonómicas, los 14 escaños de Euskal Herritarrok en 1998.

Sin embargo, en otras elecciones más recientes, las generales de noviembre de 2011, Amaiur, integrada por los mismos partidos que EH Bildu, obtuvo 285.290 votos, es decir 8.300 votos más que en esta ocasión (276.989).

Los resultados de estos comicios autonómicos son inferiores también a lo logrado por Bildu y Aralar en las elecciones forales de mayo de 2011, cuando ambas fuerzas sumaron 310.515 votos.

Otro de los fenómenos que se desprenden de estas elecciones es la simplificación del mapa político vasco, ya que desaparecen partidos como Aralar y EA, al estar integrados en EH Bildu, mientras que Ezker Batua se queda sin su única representación tras 28 años en el Parlamento.

Ezker Anitza-IU, la formación escindida de EB, no podrá llevar a la Cámara a su parlamentario Mikel Arana, que ha anunciado su dimisión esta misma noche.

Sólo Gorka Meneiro, el candidato de UPyD, volverá a sentarse en su escaño de la Cámara vasca al haber superado por un escaso medio punto el mínimo del 3 por ciento necesario para conseguir un escaño por una circunscripción.

Tras las intensas noches electorales, mañana se reunirán las ejecutivas de casi todos los partidos para estudiar en profundidad los resultados y empezar a pensar en pactos postelectorales.

De momento, Urkullu ya ha ofrecido diálogo a todos los partidos sobre las tres cuestiones que considera básicas: la crisis económica, la paz y la convivencia, y la búsqueda de un "nuevo proyecto político compartido para Euskadi".

Etiquetas