Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Naciones Unidas

Rajoy insta a dialogar sobre Gibraltar en la ONU

El presidente pedirá al Reino Unido ante la Asamblea General de Naciones Unidas abrir un diálogo "directo y sincero".

Mariano Rajoy (c), junto al presidente de Estados Unidos y su esposa.
Rajoy insta a dialogar sobre Gibraltar en la ONU
EFE

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha aprovechado su estreno ante la Asamblea de la ONU para pedir al Reino Unido un diálogo sobre Gibraltar y reclamar la entrada de España en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para el bienio 2015-2016 por su compromiso con esta institución.

"Hemos perdido ya demasiados años", es la frase del discurso de Rajoy ante la Asamblea, en el que asegura que, "aunque pueda parecer lo contrario", el mundo está mejor que hace un año.

Ha habido referencias a Gibraltar en las intervenciones de los presidentes de Gobierno españoles en otras sesiones anuales de la ONU, pero la de Rajoy cambia la línea marcada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y reclama ese diálogo de forma bilateral con el Reino Unido y sin participación de las autoridades del Peñón.

El grueso de la intervención del presidente del Gobierno ante la Asamblea subraya los argumentos por los que considera que España puede ser miembro no permanente del Consejo de Seguridad en el periodo 2015-2016.

Tendrá que competir con Turquía y Nueva Zelanda para dos plazas en ese organismo.

Rajoy promete trabajar "con un espíritu abierto, constructivo y comprometido con la paz y seguridad internacionales, con la promoción y defensa de los derechos humanos, y con la búsqueda de un desarrollo sostenible para todos".

Está convencido de que España puede seguir desempeñando en el seno del Consejo de Seguridad un papel activo en la búsqueda de soluciones conjuntas a los problemas comunes debido a su trayectoria y por las iniciativas que ha liderado en favor de la concordia y el desarrollo sostenible.

Además, asegura que España seguirá contribuyendo, dentro de sus posibilidades, a las operaciones de mantenimiento de la paz, tanto con la aportación de tropas, como mediante la base de Naciones Unidas para apoyo a las operaciones sobre el terreno situada en la localidad valenciana de Quart de Poblet.

El hecho de que España haya sido el mayor donante de ONU Mujeres en su primer año de andadura y la presentación el viernes junto a Marruecos de una iniciativa para promover la mediación en la cuenca mediterránea también cree que son factores a favor.

Rajoy está convencido de que el mundo está mejor que hace un año, y entre los ejemplos que pone para apuntalar esa idea está la voluntad de los países árabes por consolidar sistemas democráticos.

Ante ello, recuerda la Transición española por considerar que puede ser para ellos una experiencia útil.

También alude a la situación en Somalia para señalar que, pese a las dificultades, se avanza hacia la normalización, y destaca los logros de los esfuerzos humanitarios en África que han permitido atender de forma más rápida y eficiente las emergencias alimentarias.

Respecto a Afganistán, opina igualmente que se avanza hacia la estabilidad y reitera el compromiso de España con este país.

Pero Rajoy, que no se olvida de una cita de recuerdo a las víctimas del terrorismo y destaca el protagonismo creciente de América Latina en la escena internacional, reconoce que hay asignaturas pendientes.

Entre ellas, la situación en Siria, ante la que apela al presidente de este país Bachar al Assad a que asuma su responsabilidad y deje paso a un proceso político que permita superar el conflicto de forma pacífica.

También lamenta que no haya habido avances en el proceso de paz de Oriente Próximo, un conflicto ante el que defiende la existencia de dos Estados, uno israelí y otro palestino, que convivan en paz y seguridad.

Invita por ello a la comunidad internacional y, principalmente, a los actores implicados, a adoptar, con valentía, las decisiones necesarias para alcanzar esa paz global, justa y duradera que dé respuesta a los legítimos anhelos de ambos pueblos.

Respecto al Sahel muestra su especial preocupación y apoya los esfuerzos internacionales para evitar que se convierta en una zona dominada por grupos terroristas.

Rajoy apela a Irán para que despeje las dudas suscitadas por el Organismo Internacional de la Energía Atómica sobre su programa de enriquecimiento nuclear, y a Corea del Norte para que ponga fin a todas sus actividades nucleares con fines militares

No falta una alusión al contencioso del Sahara Occidental para defender una solución aceptable para todas las partes que prevea la libre determinación del pueblo saharaui

Y también cree necesaria una reforma de la ONU en general y de su Consejo de Seguridad en particular, que cree que debe ser "más eficaz, inclusivo, representativo y responsable ante la Asamblea".

Además de intervenir ante la Asamblea, Rajoy ha aprovechado la jornada de este martes para mantener varias reuniones bilaterales, entre ellas una con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y entrevistarse con el consejo editorial del Wall Street Journal.

Etiquetas