Nacional

Energía nuclear

Analizan si los defectos de la central belga cerrada afectan a Garoña y Cofrentes

El Consejo de Seguridad Nuclear está investigando ambas instalaciones españolas ya que poseen vasijas fabricadas por la misma empresa del reactor Doel 3, clausurado por posibles fisuras.

La Audiencia Nacional confirma la prórroga de la central de Garoña y su cierre en 2013
EFE

El Consejo de Seguridad Nuclear está estudiando la documentación de la fabricación de las vasijas de Cofrentes y Garoña -realizadas por la misma empresa del reactor Doel 3, cerrado en Bélgica por posibles fisuras-, unos defectos que en el primer caso "potencialmente" no le afectarían y que en el segundo "no son directamente extrapolables". 

En una nota, el Consejo de Seguridad Nuclear afirma que la vasija de Cofrentes (Valencia) -según datos preliminares-, "no estaría potencialmente afectada" por los defectos detectados en Bélgica, puesto que los procesos y materiales de fabricación de su vasija (chapas semicirculares soldadas verticalmente), son distintos a los de la de Doel 3 (tres anillos de forja soldados horizontalmente).

En Garoña (Burgos), la fabricación utilizada para su vasija fue similar al usado en Doel 3, aunque hay "diferencias como el tamaño de la vasija, el espesor, las dimensiones, el número de piezas forjadas y el tipo de reactor, que es de agua en ebullición (BWR), que hacen que los defectos de la vasija del reactor de agua a presión (PWR) de Doel 3 no sean directamente extrapolables".

La Agencia Federal de Control Nuclear de Bélgica (FANC), tras detectarse indicaciones de defectos en la vasija de Doel 3, que podrían provenir de la fabricación, convocó el pasado 16 de agosto a los reguladores nucleares de EE. UU., Francia, Suiza, Suecia, Holanda, Alemania, Reino Unido y España.

En la mayoría de estos países existen nucleares donde la empresa holandesa Rotterdam Droogdok Maatschappij, suministradora de la vasija de Doel 3, también fabricó vasijas.

De forma preliminar, el organismo regulador belga, ha clasificado el hallazgo como de nivel 1 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES) que va del 0 al 7.

El CSN está analizando la información existente sobre la fabricación de las vasijas y los parámetros determinantes en la posible aparición de estos defectos, así como los resultados de las inspecciones efectuadas en las diferentes áreas de las vasijas de las dos centrales españolas.

Y, al igual que el resto de reguladores, está a la espera de datos más precisos del análisis que, según la FANC, estarán disponibles en las próximas semanas.

El Consejo realizará las inspecciones necesarias para verificar: las pruebas de aceptación y los ensayos realizados en el proceso de fabricación; las características del acero empleado en las vasijas, y los resultados de las comprobaciones llevadas a cabo en los programas de inspección en el marco del código ASME, que establece los criterios de inspección para las centrales de diseño estadounidense, como Garoña y Cofrentes.

Etiquetas