Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Ciencia

Una investigadora deja el CSIC porque su laboratorio no cumple con las medidas de seguridad

Almudena Ramón ha abandonado el Instituto de Biomedicina de Valencia después de que un informe de la Dirección General de Trabajo indicara que no cumple las medidas higiénicas y de salubridad necesarias.

Efe. Valencia Actualizada 21/06/2012 a las 17:40
2 Comentarios

La investigadora Almudena Ramón, que desarrolló una terapia para las lesiones medulares, afirma que ha tenido que abandonar su trabajo en el Instituto de Biomedicina de Valencia (IBV) del CSIC porque el laboratorio que ahora ocupa "no cumple las normas de seguridad e higiene en el trabajo".

Así lo pone de manifiesto un informe de la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social del 10 de abril de 2012, facilitado por la Fundación Investigación en Regeneración del Sistema Nervioso (IRSN), a la que se ha incorporado Almudena Ramón como responsable de uno de sus grupos de investigación.

La investigadora es conocida por haber conseguido la reparación de lesiones de la médula espinal en animales parapléjicos y por ser pionera en el mundo en la utilización de glía envolvente del bulbo olfatorio para este fin.

Desde esta semana Ramón, además de responsable del Laboratorio de Terapia Celular para la Reparación Neural de la Fundación IRSN, coordinará el equipo científico-clínico que trabaja en esta entidad para la puesta en marcha de la aplicación terapéutica desarrollada por la investigadora.

Según denuncia la Fundación IRSN, en septiembre de 2011 la dirección del IBV-CSIC obligó a la investigadora y a su grupo a trasladarse desde un laboratorio que si reunía las condiciones para su trabajo y en el que se encontraba desde el año 2000, a otro espacio de reducidas dimensiones (un 80 por ciento inferiores).

En este nuevo laboratorio, según la Fundación IRSN, "no hay espacio para el personal del grupo ni para los equipos que se necesitan para investigar, y no cumple la normativa sobre Prevención de Riesgos Laborales".

El 3 de febrero de 2012, según la fundación, Almudena Ramón tuvo que coger una baja laboral por el "deterioro paulatino de su salud", ya que las condiciones de trabajo a las que estaba expuesta "no cumplen la normativa ni permiten desarrollar su labor investigadora".

El informe de la Inspección de Trabajo señala que los riesgos para la investigadora y su equipo se deben a "un deficiente cumplimiento de las normas de seguridad e higiene en el trabajo" relativos a la "especialidad de Seguridad", a la "especialidad de higiene" y a la "especialidad de ergonomía".

El informe pone de manifiesto que el laboratorio ocupado por la doctora Ramón "no cumple las dimensiones mínimas establecidas en el Anexo I Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo".

Además, añade que se ha detectado "una problemática de origen psicosocial que puede implicar un riesgo grave para la seguridad y salud de la doctora Ramón en el desarrollo de su actividad profesional, que ha tenido sus primeras manifestaciones en estados de ánimo negativos o emocionales".

También indica que esta situación "se agrava por el hecho de que no quedan suficientemente demostrados los criterios objetivos que se han tenido en cuenta para justificar dicho cambio, ni la transparencia en su aplicación".

Según la Fundación, ante la "pasividad" de la dirección de su instituto para solventar estas condiciones laborales, Almudena Ramón solicitó una excedencia voluntaria que le fue concedida el 21 de mayo de 2012, con la finalidad de buscar un lugar donde poder desarrollar sus líneas de investigación en condiciones adecuadas.

La Fundación IRSN, formada mayoritariamente por personas con lesión de la médula espinal, financia desde septiembre de 2001 las investigaciones de Almudena Ramón.

"La doctora deja la comodidad y la seguridad de su plaza de funcionaria para poder investigar y para poder contribuir con su esfuerzo a la búsqueda de nuevas terapias para la cura de patologías del sistema nervioso, que redunden en la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad", destaca la Fundación.


  • becario dga21/06/12 00:00
    Las condiciones de trabajo en las que diariamente trabajamos cientos de becarios e investigadores en la facultad de ciencias de la universidad de zaragoza son lamentables. En muchos laboratorios por ejemplo, las campanas extractoras no reúnen condiciones como recientemente se demostró en un estudio. A pesar de eso se siguen empleando todos los días. ¿Quien es el responsable? Por que la decana no clausura dichos laboratorios? Estamos esperando a que ocurra una desgracia? Lo lamentable del tema es que se trata de vitrinas que costaron una pasta y que se estrenaron tan sólo hace tres años.  Los responsables de los grupos de investigación hacen la vista gorda, ellos no entran en los laboratorios. ¿Hasta cuando? Saludos
  • Sin igualdad21/06/12 00:00
    Es asombroso con qué facilidad algunas personas cogen bajas por enfermedad, excedencias, fiestas, etc?sin temer a perder su puesto de trabajo. Qué diferencia con la empresa privada: si protesta te vas a la calle. Eso no quita para que esta persona no tenga razón, pero ahí está: no me gusta lo que han hecho, pues pido una excedencia y ya volveré


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo