Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Agua

Los embalses del Ebro, en prealerta por la sequía

En Aragón los pantanos presentan mayor estabilidad pero en el ámbito de la cuenca del Tajo están al 38,59 % de su capacidad total.

La sequía azota los embalses de la cuenca del Ebro
El 2011 en imágenes_4
HERALDO

Los embalses del Ebro están en un estado de prealerta desde el punto de vista del plan de sequía, según el boletín del mes de abril del Observatorio de la Sequía del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

La gran mejora registrada en los embalses del país desde 2009 comienza a mostrar señales de deterioro, aunque el volumen total de agua aún se encuentra en la actualidad a 1,4 puntos porcentuales por encima de la media de los últimos diez años.

Así lo refleja el boletín, que apunta a que el año hidrológico 2011-2012 parte de una situación ligeramente peor que el anterior.

En consecuencia, añade el informe oficial, será preciso observar la evolución a lo largo de este año, sobre todo en determinadas zonas del territorio nacional con mayores problemas de regulación.

En el ámbito de la cuenca del Tajo, uno de los sistemas más delicados es la cabecera del Tajo, con 949 hectómetros cúbicos embalsados (dato con fecha 10 de abril de 2012) lo que representa el 38,59 % de su capacidad total.

Actualmente, la situación actual es de prealerta desde el punto de vista del plan de sequía y por encima de la situación hidrológica excepcional según la regla de explotación del Acueducto Tajo-Segura ATS (240 hectómetros cúbicos).

En el Miño-Sil, todos los sistemas están en prealerta; en el Duero los del Alto Duero y Arlanzón están en emergencia y el resto en prealerta o alerta.

Respecto al Tajo, la situación de alerta afecta a los sistemas del Tiétar y Salor y en prealerta los de Cabecera y Bajo Tajo; mientras que el Ebro en su conjunto sufre prealerta.

En el Júcar están en prealerta los sistemas de Vinalopó-Alacantí, Cenia-Maestrazgo y Palancia-Los Valles.

El resto de sistemas se encuentran en situación de normalidad.

Etiquetas