Despliega el menú
Nacional

Proceso judicial

Hasta 10 años de cárcel por los tartazos a Barcina

El juez Pedraz atribuye un delito contra la autoridad al teniente de alcalde de Arruazu y otros tres integrantes del colectivo Mugitu!

Yolanda Barcina
Navarra aprueba un primer recorte del gasto de 190,6 millones
EFE

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha procesado por un delito castigado con entre cuatro y diez años de cárcel al teniente de alcalde de Arruazu (Navarra), Gorka Ovejero Gamboa, y tres miembros del colectivo contra el tren de alta velocidad Mugitu! por lanzar tres tartas a la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, mientras participaba el pasado 27 de octubre en una reunión de trabajo en Toulouse (Francia).

En un auto notificado este lunes, el magistrado atribuye un delito contra la autoridad al alto cargo del Ayuntamiento de Arruazu, que pertenece a la formación nacionalista Batzarre; Mikel lvarez Forcada -hermano del dirigente de Batasuna Joseba Álvarez-; Julio Martín Villanueva e Ibon García Garrido, a los que se ha podido identificar como autores de la agresión.

Según fuentes jurídicas, los tres últimos podrían enfrentarse a entre cuatro y seis años de cárcel por un delito contra la autoridad, mientras que a Ovejero Gamboa se le aplica una agravante que podría elevar la pena hasta los diez años de cárcel por acudir al acto de Toulouse como "teniente de alcalde" y "prevalerse de esa condición" para llevar a cabo la agresión.

La estrategia del tartazo

Los hechos se produjeron sobre las 16.30 horas del 27 de octubre de 2011 cuando Barcina participaba en una reunión de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos. Ovejero, que portaba una tarta "oculta en una carpeta", se acercó a la presidenta navarra y, "sacándola de forma sorpresiva, se abalanzó por delante" sobre ella y se la estampó, según detalla la resolución judicial.

"Inmediatamente después y mientras la citada se encontraba aturdida como consecuencia del impacto, se acercaron por su espalda Julio Martín Villanueva e Ibon García estampando respectivamente cada uno una tarta contra la presidenta de Navarra", continúa el relato del juez Pedraz.

El magistrado destaca en su auto que se ha podido acreditar que Barcina se encontraba "en el ejercicio de las funciones de su cargo" cuando recibió el impacto de las tres tartas y que se trató de "un acto típico constituido por el acometemiento, empleo de la fuerza, intimidación grave o resistencia activa también grave".

"Acometer equivale a agredir y basta con que tal conducta se dé con una acción directamente dirigida a atacar a la autoridad. Así pues, en el caso, los tartazos se constituyen como tal agresión", señala el juez, que inició la investigación por el trámite del procedimiento aunque posteriormente lo transformó en sumario por la cuantía de las penas imputadas.

De igual modo, apunta que los cuatro procesados tenían "conocimiento" de la "cualidad y actividad" de Barcina y actuaron movidos por "el dolo de ofender, denigrar o desconocer el principio de autoridad".

Reivindicación

El colectivo Mugitu! reivindicó el mismo día de los hechos la acción en un comunicado en el que decía que "la razón de los tartazos era agradecer los ímprobos esfuerzos que, como máxima responsable política de Navarra, estaba realizando (Barcina) para la imposición del TAV". Según afirmaban, la agresión era "una elegante manera de darle la bienvenida a su cargo de presidenta".

El magistrado interrogó el pasado 2 de noviembre a Barcina aprovechando que se había desplazado hasta la Audiencia Nacional para acudir como público al juicio contra el el exjefe militar de ETA Javier García Gaztelu, 'Txapote', y otros tres etarras por el asesinato del concejal de UPN en Leitza José Javier Múgica.

La jefa del Ejecutivo navarro declaró que las tartas que le arrojaron le hicieron "daño" debido a "la dureza del merengue francés", según informaron a fuentes jurídicas. También relató cómo se produjo la agresión e indicó que tras recibir el impacto de las tartas dejó de ver y tuvo que ser evacuada del salón de plenos en el que se celebraba la reunión. "No veía nada", aseguró.

Etiquetas