Despliega el menú
Nacional

22 años de cárcel

Condenada a 22 años de cárcel por matar a su amiga para cobrar el seguro

María Ángeles Molina fue condenada por matar a una amiga e impregnar la escena del crimen con el semen de dos gigolós.

Maria Ángeles Molina, alias Angie, la mujer acusada de matar a una amiga y dejar pistas falsas en Zaragoza durante el juicio el 20 de febrero de 20125.
Maria de los Ángeles Molina, alias Angie, la mujer acusada de matar a una amiga y dejar pistas falsas en Zaragoza durante el juicio el 20 de febrero de 2012.
EFE/Toni Garriga

La Audiencia de Barcelona condenó en febrero de 2012 a 22 años de prisión a María de los Ángeles Molina, la mujer acusada de matar a una amiga suya y dejar pistas falsas para simular un crimen por móvil sexual, con el propósito de cobrar los seguros de vida que había contratado suplantando su identidad.

Según fuentes judiciales, en la sentencia la sección segunda de la Audiencia condenó a la acusada a 22 años de cárcel por asesinato y falsedad documental, si bien en el fallo constó un voto particular del presidente de la sala, Pedro Martín.

El crimen por el que fue condenada María de los Ángeles Molina ocurrió el 19 de febrero de 2008 en un apartamento de alquiler de Barcelona, donde la acusada adormeció a su amiga con una sustancia que no se ha podido determinar, la asfixió con una bolsa de plástico que le asió al cuello y posteriormente la impregnó con el semen de dos gigolós para simular un móvil sexual.

Así cometió el crimen con coartada en Zaragoza

Siguiendo con su plan minuciosamente preconcebido, arrendó a nombre de Ana María -y pagando con una VISA de la víctima- un apartamento en la calle Camprodón de Barcelona, donde quedó con ella para cenar (y matarla) allí el 19 de febrero de 2008.

Ya lo tenía todo a punto para cometer el crimen. Sólo le faltaba crearse una coartada. Y lo hizo también a lo grande: por la mañana acudió con su Porsche 911 a Zaragoza, pagando la autopista con Teletac para dejar rastro y se dirigió nada menos que a Pompas Fúnebres para recoger las cenizas de su madre... que había fallecido más de un año antes: el 22 de enero de 2007.

De regreso a Barcelona, para llegar a tiempo a la cita en la que iba a matar a su amiga, abonó los peajes de autopista en efectivo para que nadie supiera que había vuelto a la capital catalana. Llamó a Ana María a las 19.55 horas para confirmar la cena y llegó a Barcelona hacia las 20.30 horas, según se puede corroborar a partir de la triangulación de su teléfono móvil.

Creyendo que su coartada la blindaba, Angie se dirigió al apartamento, mató por asfixia a su amiga y dejó el escenario del crimen preparado a consciencia para simular un juego sexual.

Etiquetas