Despliega el menú
Aragón

Mucho paseo familiar y compras discretas en un festivo de rebajas y comercio abierto

Las tiendas pequeñas apenas abrieron, ni siquiera en las zonas de más actividad.

La mejora del consumo es una de las circunstancias que elevó la recaudación en 2016.
Puerto Venecia, en la foto la galería comercial, registró una buena afluencia de público, aunque no tanto como el sábado.
Oliver Duch

El trinomio de festivo, comercio abierto y primer fin de semana de rebajas de verano propició ayer una jornada dominical animada en el corazón de Zaragoza y en los grandes centros comerciales. El tiempo, con viento y temperaturas bajas para estas fechas, favoreció que mucha gente, especialmente familias, buscara su comodidad en sitios cerrados o protegidos y con oferta complementaria de ocio.

Tras un viernes de pistoletazo oficial de esta búsqueda del chollo (aunque ya desde hace semanas las tiendas ofrecen descuentos y precios especiales) y un sábado con gran afluencia de público, ayer fue un domingo de mucho paseo familiar y compras más bien discretas.

Era el caso de Pilar Alcántara y Pablo Gabarde que se daban un garbeo por Puerto Venecia con su pequeño de nueve meses. "Hemos venido por salir de casa. Vivimos cerca de aquí y con este tiempo tampoco te puedes ir a la piscina", explicaban. Virginia Andreu acudió desde Sobradiel con su marido y sus dos hijas de 7 y 9 años. "Hemos aprovechado que estaba abierto para comprar algunas prendas que necesita la mayor, que mañana (por hoy) se va de campamento", comentó.

Entre quienes optaron por Puerto Venecia también había voces críticas con la liberalización de los horarios comerciales, postura del pequeño comercio y los sindicatos. Eva Rodríguez y su hija se estaban haciendo fotos con peces de cartón que anunciaban el acuario fluvial. "Estamos pasando la mañana pero no voy a comprar nada. Creo que no debería estar permitido abrir en domingo y la gente tiene que concienciarse de ello", se quejó. Una opinión que compartía Javier, de Zuera. "Soy autónomo y solo puedo venir en domingo. Me fastidia haber comprado en un día como hoy, porque considero que es una pérdida de los derechos de los trabajadores".

Desde el Corte Inglés aseguraron ayer que este ha sido un "buen comienzo" de rebajas. El viernes y el sábado se cumplieron sus previsiones de recibir a unas 130.000 personas (10.000 más que el año pasado) en sus cuatro centros zaragozanos. Ayer ya esperaban "una jornada un poco más tranquila", dijeron.

Las grandes cadenas y las franquicias fueron las que se llevaron el gato al agua. Como ya ha sucedido en otros festivos, el pequeño comercio apenas se animó a subir a subir la persiana. Hasta hubo quien abrió por la mañana y por la tarde prefirió disfrutar del descanso dominical.

"Si el sábado estuvo animado, hoy (por ayer) está muy tranquilo y las ventas han sido en la línea del año pasado. El tiempo nos ha perjudicado porque la gente la gente ha preferido irse a las grandes superficies", decía Esther Viñas, encargada de la tienda Mulaya del paseo de las Damas, una de las vías más populosas.

Las rebajas siguen hasta finales de agosto. Queda tiempo para encontrar esa auténtica ganga, una vez que los carteles del 50% dejen paso al 70% y al remate final.

Etiquetas
Comentarios