Motor
Suscríbete por 1€

consumo

Diez trucos para ahorrar gasolina y conducir de forma ecológica

En pleno puente de la Cincomarzada y con el precio de los combustibles por las nubes, una conducción eficiente puede reducir hasta un 20% el gasto de carburante en nuestro vehículo.

Vista del importe de los carburantes en una gasolinera de Madrid.
Vista del importe de los carburantes en una gasolinera de Madrid.
Efe

En pleno puente de la Cincomarzada y con el precio de los combustibles por las nubes (y subiendo), es posible ahorrar un buen pellizco de dinero con el simple hecho de practicar una conducción eficiente, sostenible y ecológica. Con el precio medio del litro de gasolina en torno a 1,69 euros (1,58 euros para el diésel), llevar el coche con cabeza puede suponer un ahorro económico importante. Según un informe del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), la conducción eficiente reduce el consumo de combustible entre un 10% y un 20%, pero también supone menos posibilidades de sufrir un accidente de tráfico, así como una menor contaminación de la atmósfera que nos ayudará entre todos a preservar el futuro del planeta.

La pregunta es cómo conseguirlo. Proponemos a continuación algunas ideas.

Estado del tráfico en la carretera A2, en sentido salida de Madrid, este viernes, una jornada en la que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha activado a las 15.00 la primera Operación de Verano.
Antes de iniciar el viaje, hay que planificar bien la ruta.
Víctor Lerena/EFE

1. Planificar bien el viaje

El RACE (Real Automóvil Club de España) propone, de entrada, estudiar a priori el viaje que queremos realizar para llegar a nuestro destino de un modo fácil, rápido y seguro. Alargar solo diez minutos el viaje de una hora puede provocar un aumento del consumo en gasolina o gasoil de hasta un 14%.

2. Velocidad adecuada y sin cambios bruscos

Ni más rápido ni más despacio, lo importante es hacerlo de forma correcta adaptándonos a las circunstancias de la vía. Conviene una conducción sin cambios bruscos y, si puede ser, a una velocidad sostenible. “Mantén la velocidad lo más uniforme posible”, aconsejan desde el RACE. Busca fluidez en la circulación evitando frenar, acelerar y cambiar de marcha si no es necesario. Para decelerar, levanta el pie del acelerador y antes de accionar el pedal de freno, si la situación lo permite, puedes dejar que sea el freno motor el que actúe primero. Si has de frenar, hazlo de forma suave y reduce de marcha lo más tarde posible, con especial atención a las cuestas en bajada. Conviene no abusar de la velocidad porque el consumo se dispara a partir de los 100 km/h.

Es importante que las ruedas lleven la presión de aire que requiere cada vehículo
Es importante que las ruedas lleven la presión de aire que requiere cada vehículo
EFE

3. Revisar la presión de las ruedas

Los neumáticos deben ir hinchados a la presión indicada por el fabricante y según las condiciones climatológicas (con mucho frío el neumático necesita un poco más de presión). Conducir usando neumáticos con una presión de 0,5 bares inferior a la correcta hace que el consumo aumente en un 2% en áreas urbanas y un 4% en carretera.

4. Mantener una temperatura adecuada en el interior del vehículo

Lo más adecuado es mantener una temperatura de 21º en el interior del vehículo. Además, se ha de evitar viajar con las ventanillas bajadas cuando se hace a alta velocidad, ya que se produce una mayor resistencia al aire y, por tanto, se acaba consumiendo más carburante. Aunque el aire acondicionado también penaliza el consumo, en autopista es mejor opción que abrir las ventanillas del coche donde el viento aumenta la capacidad de resistencia al vehículo. En cualquier caso, no conviene abusar de la climatización.

5. No sobrecargar el vehículo demasiado

Si se puede, no es para nada recomendable desplazarse en un coche que está muy lleno, porque, debido al peso, el consumo de combustible es mucho mayor. De hecho, puede aumentar hasta un 39% cuando se viaja a una velocidad de 120 kilómetros por hora.

6. Apagar el motor durante las paradas

Es recomendable apagar el motor cuando el vehículo se encuentre estacionado durante más de dos minutos, ya que un coche con el motor encendido, aunque no se mueva, sigue consumiendo energía. De hecho, en estos casos el automóvil de gasolina estaría consumiendo hasta 0,7 litros/hora.

7. Actuar con anticipación y frenar con el motor

Hay que adaptarse con antelación a las condiciones de la carretera. Es de sentido común no frenar cuando quedan dos metros para alcanzar a otro vehículo que va por delante, sino aprovechar la inercia y frenar de forma suave. También es importante reducir con las marchas engranadas (freno motor). No se debe bajar una pendiente en punto muerto, porque consume combustible y es peligroso (desgasta los frenos). Antes de entrar en una curva, hay que levantar el pie del acelerador y, si fuera necesario, reducir de marcha. En las caravanas es mejor circular sin acelerones ni frenadas. Con una marcha engranada, sin pisar el acelerador y a una velocidad superior a 20 km/h, no hay consumo de carburante.

8. Aprovechar las bajadas

Utiliza los descensos para ahorrar en el consumo de combustible. Aprovecha la inercia para adelantar el cambio de marchas circulando a bajas revoluciones. En las subidas, retrasa al máximo la reducción de marcha, incrementando ligeramente la presión sobre el acelerador, aunque nunca pisando a fondo.

9. Mantener el vehículo en buen estado

Realizar los mantenimientos periódicos: mantener los niveles y filtros ahorra combustible y reduce las emisiones contaminantes, mientras que detectar posibles fallos puede evitar averías más graves.

La DGT distingue con la etiqueta DGT a los vehículos que cuentan con un sistema de propulsión 100% eléctrificado (coches eléctricos) o coches híbridos capaces de recorrer, al menos, 40 kilómetros en modo 100% eléctrico, sin emisiones contaminantes
La DGT distingue con la etiqueta DGT a los vehículos que cuentan con un sistema de propulsión 100% eléctrificado (coches eléctricos) o coches híbridos capaces de recorrer, al menos, 40 kilómetros en modo 100% eléctrico, sin emisiones contaminantes
DGT

10. Elegir un coche que favorezca la conducción «verde».

 Junto a los motores de combustión (gasolina y diésel), que han reducido en los últimos años de forma importante las emisiones contaminantes, el mercado ofrece cada vez más modelos que son más limpios como los eléctricos 100%, que disponen de la etiqueta Cero que otorga la Dirección General de Tráfico.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión