Despliega el menú
Motor

economía

El coche nuevo subirá de precio en 2020 por la reducción de emisiones

De aquí a final de año, algunos concesionarios podrían incluir campañas de descuentos importantes para sacar al mercado sus modelos más contaminantes y reducir las multas por contaminación.

El coche nuevo subirá de precio en 2020
El coche nuevo subirá de precio en 2020
Francisco Jiménez

Aunque las variables y circunstancias son considerables, y a expensas de lo que pueda hacer el Gobierno que salga de las urnas el 10-N, el precio del coche nuevo subirá, con toda probabilidad, en 2020 por la entrada en vigor de la nueva y más exigente normativa de emisiones contaminantes de la Unión Europea. Algunos fabricantes como Seat, Volkswagen o Mazda ya lo han advertido.

¿Por qué serán los coches más caros desde el 1 de enero? Básicamente, porque a partir de entonces la media de emisiones de cada marca no podrá superar los 95 gramos de CO2 (o dióxido de carbono) por kilómetro, cuando hoy ronda los 120 de media. Quien no logre cumplir se enfrentará a fuertes multas que, según algunas estimaciones de ACEA, la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles, rondará los 2.000 euros por coche. Parte del incremento de precio podrían asumirlo los concesionarios, pero, con toda probabilidad, también otra parte repercutirá directamente en el cliente. Desde enero, los fabricantes asumirán sanciones de 95 euros por cada gramo emitido de CO2 a la atmósfera y por cada coche matriculado.

Justo Layunta, director comercial del concesionario Renault Vearsa de Zaragoza, confirma la más que probable subida de precios “sobre todo en los modelos más grandes, pesados y de mayor potencia” que son los que, en general, más contaminan. Además, Layunta señala cómo se van a dejar de comercializar ciertas motorizaciones, inviables para compensar el coste de las multas con el beneficio de la venta.

Otro de los efectos que se atisban en el futuro inmediato del mercado son la puesta en marcha de potentes campañas de descuentos asociadas a aquellos automóviles que menos CO2 emiten. Así que si la industria no logra cambiar los límites de emisiones, los coches eléctricos, considerados cero emisiones y que representan menos del 1% del parque de vehículos, tendrán que equilibrar el balance en un mercado donde los vehículos de gasolina y diésel representan aproximadamente el 90% de las ventas. Curiosamente, estos últimos podrían mejorar su deteriorada imagen reciente ya que los motores diésel son los de mayores emisiones de óxidos de nitrógeno y partículas (uno de los principales causantes de la contaminación en las ciudades), pero, al mismo tiempo, emiten menos C02 (causante principal del efecto invernadero) que los de gasolina.

Pese a los nubarrones que amenazan a la industria del automóvil en 2020, por contra, las ventas “sí deberían repuntar en esta recta de final de año”, afirma Layunta. “Las marcas van a trasladar al mercado en noviembre y diciembre esos modelos que les puede penalizar para cumplir los objetivos de C02 que les ha impuesto Europa”, decía hace unos días Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto, la patronal de los concesionarios españoles. Se esperan más ventas de aquí al 1 de enero, pero también, probablemente, una mayor cifra de automatriculaciones de los concesionarios “para ser vendidos a precios competitivos, siempre y cuando no vayan contra los resultados de fin de año”, afirmaba Morales.

“Entre los modelos mas vendidos, o mejor dicho matriculados, deberían situarse todos aquellos que a partir del año próximo van a tener un incremento de precio notable, principalmente los de motorización de gasolina, y que forman parte ahora mismo de los ‘stocks’ de los concesionarios”, dice Layunta. No afectarán tanto las multas al mercado de los coches urbanos y utilitarios, pero sí, por ejemplo, a los grandes monovolúmenes. 

En cualquier caso, los fabricantes de automóviles van a intentar sortear las multas por emisiones contaminantes con la llegada al mercado de una avalancha de casi 100 modelos electrificados, es decir, entre eléctricos 100%, híbridos -aquellos con un motor de combustión y uno eléctrico- y los híbridos enchufables -los que además de dos propulsores, uno de gasolina y otro eléctrico, pueden recargar sus baterías. Desde los más pequeños, como el e-Corsa, el Peugeot e-208 o el Renault Clio e-tech, a los más grandes y deportivos, como el Porsche Taycan, que se presentará antes de finales de 2019 como el primer eléctrico del fabricante alemán de automóviles de lujo.  

El problema es que el coche totalmente eléctrico no ha superado, de momento, la duda del usuario a la hora de optar por su compra. En general, un vehículo que se mueve a pilas cuesta el doble que uno similar con motor de combustión y, además, adolece aún de la falta de puntos de recarga. 

Algunas excepciones

No todas las marcas se verán obligadas a subir precios a partir del 1 de enero de 2020. Es el caso, por ejemplo, de Toyota que, con una flota donde el 90% de sus modelos híbridos , no tiene previsto pagar multas por las emisiones contaminantes. De hecho, los vehículos de la gama del fabricante japonés rondan de media los 99 g/km.

Etiquetas
Comentarios