Despliega el menú
Motor

motor 

Thomas Wanke: "PSA nos ha abierto oportunidades, pero el nuevo Corsa es muy Opel"

El ingeniero jefe de desarrollo de las cuatro últimas ediciones del utilitario valora el trabajo de la planta de Zaragoza para sacar el modelo con la calidad óptima

bty
Thomas Wanke posa con el nuevo Corsa eléctrico en el Salón de Fráncfort.
Luis H. Menéndez

Lleva usted muchos años trabajando en el desarrollo de las diferentes versiones del Corsa.

Sí, empecé con el Corsa C, eso fue en 1995, si bien llevo en la compañía Opel desde hace casi 35 años. Luego trabajé en el Corsa D, luego con el E y ahora el F, la nueva generación del modelo.

¿Qué significa para usted el modelo Corsa? ¿Sueña con él por las noches?

(Ríe). Sí, es como un bebé. Cada vez que se renueva el Corsa es un momento muy excitante para mí.

¿Y qué es nuevo en este Corsa, qué ha cambiado especialmente en su trabajo en lo que se refiere al desarrollo de este modelo respecto a los anteriores?

Es un coche totalmente nuevo. No hay continuismo con las generaciones anteriores. Pesa un 10% menos, no llega a los 1.000 kg. Por tanto, es mucho más eficiente desde el punto de vista del consumo y genera menos emisiones de CO2. Mejora también en su aerodinámica, sus luces y en su diseño, es un coche más atractivo. Además, es más divertido de conducir.

Este es el primer Corsa desarrollado sobre una plataforma del grupo PSA, ya que en el anterior se utilizó una de General Motors. ¿Se ha notado mucho el cambio?

Efectivamente, tenemos una nueva matriz, que es PSA, y eso nos ha abierto oportunidades, ya que aquí se ha utilizado su denominada arquitectura CMP (Common Modular Platform), con módulos distintos que han de ser gestionados. Pero el nuevo Corsa es muy Opel, con sus características de siempre.

Se habrá notado el cambio en todo caso.

Hemos tenido flexibilidad para el desarrollo del vehículo, pero se ha notado especialmente que por primera vez contamos con una versión eléctrica, aunque no hemos dejado de emplearnos a fondo en los coches con motores de gasolina y diésel. Eso nos ha dado flexibilidad y nos ha obligado a mirar hacia el futuro. Estamos muy orgullosos de haberlo hecho.

¿Hasta qué punto han tenido que cambiar la forma en que se desarrolla un modelo nuevo?

Al tener que lanzar una versión eléctrica, los retos han sido mucho mayores. Necesitamos más especialización para el desarrollo y hemos tenido que tratar con componentes de alto voltaje, lo que no habíamos hecho antes con el Corsa, claro, pero sí con coches como el Ampera. Hemos tenido que poner el foco en cuestiones que no reparábamos antes.

¿Cómo ha sido la relación con la fábrica de Zaragoza, donde el coche se produce en serie?

La planta de Zaragoza es muy importante para el Corsa, por supuesto, por la herencia de los modelos anteriores y, desde luego, para el nuevo coche. Tras el desarrollo habíamos decidido construir los primeros prototipos directamente en la planta, al principio a un lado de la línea, pero luego había que pasarlos por la línea donde discurría el Corsa anterior. Ha habido una gran relación entre nosotros (los ingenieros de Rüsselsheim) y los profesionales de Zaragoza, y sigue habiéndola, para conseguir que el coche salga con la calidad óptima. Antes comentaba con Antonio Cobo (exdirector de la factoría aragonesa) lo importante que es trabajar conjuntamente con la planta de Zaragoza y hacerlo tan bien. Ahí hay gente muy capacitada y muy motivada.

Usted dirigió las pruebas del nuevo modelo en la Laponia sueca, en el Ártico. ¿Se ven siempre obligados a hacerlas?

Sí, siempre hay que hacer esos test de invierno. Hay que comprobar que el coche puede funcionar adecuadamente, lo mismo que hay que probarlos en temperaturas de extremo calor, que las hacemos a veces en el sur de España. En cuanto a los test de invierno, hay que recordar que ahí se hace oscuro muy pronto, lo que nos obliga a trabajar en días que en realidad son muy cortos. Trabajamos con mucho frío y a veces con el suelo helado, condiciones de dureza especiales que vienen bien para probar los modelos. Incluso ahí la nieve es diferente de la que hay en países como Alemania porque es más ligera. El mayor foco de esas pruebas tiene que ver con el funcionamiento del motor, los componentes eléctricos, la apertura de las ventanas, el ABS, etc.

¿Qué expectativas tiene para este Corsa, su nuevo ‘bebé’?

Creo que la gente puede ver en el Corsa un vehículo muy bueno, atractivo, con buenas proporciones, que ofrece libertad a quien lo conduce. Es bueno para distancias largas y cortas. Espero que funcione bien en el mercado y tenga mucho éxito.

Etiquetas
Comentarios