Despliega el menú
Motor

on the road

Por qué no debes subestimar el uso del parasol en el coche

Es un elemento imprescindible en verano, ya que consigue reducir gran parte de la calor que se genera en el interior del vehículo.

Se produce un alto riesgo si no se usa el parasol
Se produce un alto riesgo si no se usa el parasol
Pixabay

Una de las sensaciones más desagradables que se produce con las altas temperaturas es la entrada a cualquier automóvil que ha quedado estacionado en la vía pública. Si el coche se ha expuesto en mayor o menor medida a los rayos del sol entrar dentro es algo parecido al abrir las puertas del infierno.

Las temperaturas que puede llegar a alcanzar un coche en verano son altísimas, tanto si está estacionado bajo el sol como en la sombra. Pueden llegar a ser muy peligrosas e incluso convertirse en mortales. Así, el pasado mes de junio un niño de 18 meses falleció en Texas (Estados Unidos) tras pasar cinco horas dentro de una camioneta. Su padre decidió dejarlo allí mientras realizaba su jornada laboral.

La elevada temperatura sucede debido a la energía que irradia el sol. Las ventanas subidas del coche provocan que no exista intercambio de aire entre el interior y el exterior, por lo que la temperatura aumenta progresivamente.

Por suerte, esto se puede prevenir gracias a un invento muy básico: el parasol. Los hay de cartón, los más sencillos y patrocinados normalmente por alguna marca, pero también los hay sofisticados, fabricados con material aislante al calor. Según los expertos, su uso evita así los riesgos a quemaduras, intoxicación respiratoria y menor fatiga al volante.

¿Qué beneficios reporta?

  • Frena el deterioro de los elementos que conforman el salpicadero y tapicería, sobre todo, los de plástico.
  • Reduce la sensación de fatiga provocada por el calor, reduciendo, por tanto, el cansancio.
  • Mayor ventilación del habitáculo: Al estar el vehículo a menor temperatura en su interior que sin su utilización, se aclimatará en menor tiempo. Además, se reducirá la cantidad de benceno en el interior, una toxina que liberan los elementos plásticos al exponerse a los rayos del sol y cuya inhalación puede ser perjudicial.
  • Reduce el gasto en combustible al necesitar, el climatizador o aire acondicionado, menor potencia para enfriar el vehículo.

Otros trucos para proteger el coche frente al sol

  • Usar protector de volante: Se evitarán posibles quemaduras en las manos.
  • Lavar el coche de manera frecuente en verano, evitando las horas de mayor calor ya que el agua se evaporará más rápido de la carrocería.
  • Utilizar cera protectora contra los rayos ultravioleta para la carrocería.
  • Dejar las ventanillas algo bajadas para favorecer la ventilación del habitáculo.
  • Tintar las lunas, tanto laterales como trasera. Además de intimidad, un cristal opaco frenará los rayos del sol.
Etiquetas
Comentarios