Motor

motor

E-tron, el primer Audi 100% eléctrico

El primer eléctrico puro de Audi nace en formato todocamino. Un concentrado de tecnología, cuya gama de precios parte desde los 82.440 euros

Audi e-tron
Audi e-tron
Audi

El primer modelo de producción 100% eléctrico de Audi, el e-tron, es sinónimo del paso firme de la marca hacia la electrificación de su gama. Tan decidido que, para 2025, el fabricante alemán pretende ofrecer una versión eléctrica o híbrida enchufable en todos sus modelos. Una transición en la que no pretende renunciar a sus señas de identidad: calidad, tecnología y dinámica de conducción.

Con 4,9 metros de longitud, este modelo se define como un SUV a medio camino entre un Q5 y un Q7, pero con unos cuantos detalles que delatan claramente su condición eléctrica. Su parrilla delantera cerrada, las taloneras indicando la posición de sus baterías, o el difusor trasero en el que las salidas de escape brillan por su ausencia, son solo una muestra. Incluso puede equipar pinzas de freno rematadas en el tono naranja específico de los elementos sometidos a alta tensión. Pero tras estos detalles se esconde un verdadero arsenal tecnológico. El e-tron dispone de dos motores eléctricos, uno en cada eje, alimentados por una batería de 95 kWh que puede cargarse a potencias de hasta 150 kW, lo que reduce notablemente su tiempo de carga. En condiciones normales ofrece 265 kW, es decir 360 CV de potencia, con un par de 561 Nm y 417 km de autonomía. No obstante, puede dar picos momentáneos de hasta 408 CV, con un impresionante par de 664 Nm y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos. Una cifra que podría ser menor, si no fuera por los 700 kg adicionales de sus baterías, que elevan su tara hasta los 2.490 kg. A pesar de ello, se mueve con agilidad y dinamismo gracias a un reparto de peso 50:50 entre ambos ejes, a un bajo centro de gravedad, y a su suspensión adaptativa con 7 modos de ajuste. La mayor parte del tiempo domina la propulsión trasera, aumentando el par en el eje delantero cuando es necesario. Al ser un sistema de tracción total completamente eléctrico, actúa incluso más rápido que los sistemas Quattro convencionales.

Sistema de frenado especial

Otra de las novedades radica en su pedal de freno simulado. Al accionarlo, en función de la presión ejercida, el e-tron decide si frena con el sistema de recuperación de energía, con los frenos hidráulicos o con ambos, sin que su conductor note diferencia alguna con un vehículo convencional. Y éste no es su único elemento virtual. El nuevo Audi es el primero de sus características en ofrecer retrovisores dotados de cámaras, frente a los tradicionales espejos, proyectando la imagen en dos pantallas situadas en la esquina superior del panel de cada puerta. Un sistema que, aunque requiere de cierto periodo de adaptación, se muestra muy eficaz en condiciones de lluvia o poca luminosidad.

Su interior está a la altura de lo esperado, con el habitual despliegue de ‘gadgets’ tecnológicos de la marca. Cuadro de mandos digital, pantallas por doquier y un sinfín de ayudas a la conducción, con unos acabados al más alto nivel.

Su gama de precios obra en consonancia, oscilando entre los 82.440 euros de la versión base, y los 115.030 euros de la serie limitada Edition One. Un precio elevado, pero justificado al ofrecer lo último en tecnología.

Etiquetas
Comentarios