Despliega el menú
Motor

motor

Si viaja a Madrid en coche, no olvide llevar el distintivo de la DGT

Es obligatorio para entrar a la capital lucir de forma clara en el vehículo la etiqueta medioambiental. No llevarla acarrea una multa de 15 euros. 

Etiquetas medioambientales de la DGT
Etiquetas medioambientales de la DGT
Heraldo

Desde el pasado miércoles, el Ayuntamiento de Madrid multa con 15 euros al coche que no lleva la etiqueta medioambiental de la Dirección General de Tráfico para circular por la ciudad. Si viajas desde Zaragoza, Jaca o Albarracín, también puedes ser objeto de infracción. La medida, incluida en la Ordenanza de Movilidad Sostenible, fue aprobada hace seis meses.

Así, los coches que tengan asociado un distintivo ambiental -todos salvo los de gasolina matriculados antes del 2000 y de los diésel previos a 2006 y motos anteriores al 2000- deberán llevarlo visible para no contravenir la normativa municipal, sean o no vecinos de la capital.

Se puede adquirir en las oficinas de Correos aportando el permiso de circulación del vehículo y el DNI con un coste de 5 euros, en la página de la DGT de forma online o en diversas asociaciones como Ganvam o CETRAA.

La ordenanza de movilidad sostenible que incluye esta obligación señala que no llevar la pegatina ambiental es una infracción leve, por la que se prevén multas de hasta 100 euros, que el Consistorio ha fijado en tan solo 15 euros en este caso. Esta sanción tiene esta cuantía porque la obligatoriedad de portar la pegatina de la DGT tiene fundamentalmente un carácter de sensibilización, además de servir como control manual para aplicar las medidas de lucha contra la contaminación como el protocolo.

Las pegatinas de la DGT dividen a los coches en función de cómo de contaminantes sean, de menos a más en:

- Cero Emisiones, etiqueta azul: coches eléctricos e híbridos enchufables

- ECO, etiqueta verde y azul: híbridos no enchufables 

- C, pegatina verde: turismos y furgonetas de gasolina matriculadas a partir de 2006 y diésel a partir de 2014

- B, amarilla: vehículos de gasolina desde el 2000 y diésel de 2006 a 2014.

El Gobierno de Manuela Carmena hace uso de estas pegatinas para aplicar dos de sus medidas para atajar la contaminación: el protocolo ante episodios de alta polución por dióxido de nitrógeno y Madrid Central.

En el protocolo la circulación de los coches se restringe a partir del escenario dos, cuando los vehículos sin etiqueta, incluidas las motos, tienen vetado circular por la almendra central y la M-30.

En el siguiente escenario, el 3, la prohibición se extiende a toda la ciudad, mientras que en el 4 la restricción llega a los vehículos con pegatina B y en el quinto a los C, un escenario que nunca ha entrado en vigor.

Además, en Madrid Central -un área de prioridad residencial que prácticamente coincide con el distrito Centro- no pueden acceder ya los coches sin distintivo, los B y los C de no residentes solo entran si van a un aparcamiento mientras que los Cero Emisiones y los Eco pueden circular y aparcar, un máximo de dos horas en caso de los ECO.

Con todo, la normativa municipal contiene excepciones para residentes, los vehículos de residentes o los industriales, comerciales y de mercancías en la aplicación de ambas medidas.

Etiquetas
Comentarios