Despliega el menú
Motor

motor

Mercedes A35 4Matic: Concentrado de sensaciones para calle o circuito

El A35 4Matic supone el peldaño de acceso al mundo AMG. Una división donde prima el lado emocional y las sensaciones al volante, sin dejar de lado la tecnología o el diseño. 

Mercedes-AMG A 35 4MATIC.
Mercedes-AMG A 35 4MATIC.
DaimlerAG - Global Communication

Hace algo menos de un año Mercedes renovó su Clase A. El modelo mejoró si cabe su lado ‘premium’, pero sobre todo ganó en tecnología. Por primera vez el compacto alemán disponía de sistemas de conducción semiautónoma y podía incorporar inteligencia artificial. El famoso ‘Hey Mercedes’, con el que interactuar vocalmente con el vehículo a través del sistema MBUX, para activar o desactivar equipos o modificar la configuración de algunos elementos sin quitar las manos del volante, cautivó a los más fanáticos de la tecnología. Lo mejor del sistema es su capacidad de aprender con el paso del tiempo, con lo que al final un simple ‘Hola Mercedes, tengo frío. Pon mi radio favorita’ basta para que el coche suba la calefacción o sintonice la emisora deseada.

Además, el fabricante alemán refinó su estética, su comportamiento en carretera, y su nivel de eficiencia. Tras la llegada de las motorizaciones de gasolina de 126, 163, 190 y 224 CV, y los diésel de 116, 150 y 190 CV, Mercedes lanza ahora al mercado la primera de sus versiones más emocionales, bajo la denominación A35 4Matic.

Un concentrado deportivo que se coloca como escalón de acceso al selecto mundo AMG. No se trata de una versión con un simple toque de cosmética deportiva, sino de un compacto con el que experimentar sensaciones únicas al volante.

El A35 esconde bajo el capó una nueva mecánica de 4 cilindros dotada de turbocompresor de doble entrada, capaz de rendir 306 CV con un par de 400Nm y un consumo mixto de solo 7.3 litros cada 100 kilómetros. El propulsor se combina con un cambio de doble embrague de siete relaciones, y el sistema de tracción integral variable AMG Performance 4Matic, responsable de transmitir toda la potencia al asfalto con seguridad.

En condiciones normales toda la tracción va al eje delantero, pero cuando el firme o la situación se tornan complicados es capaz de repartir hasta el 50% de par a cada eje.

En conjunto, el A35 es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en 4,7 segundos y ofrecer una velocidad punta de 250 Km/h. Por si todo lo anterior no resulta suficientemente llamativo, el ronroneo de su escape, modulable gracias a una mariposa regulada electrónicamente, la función Race Start, con la que conseguir la máxima aceleración desde parado, o el registrador de datos en circuito AMG Track Pace, redondean el coctel de sensaciones.

En resumen, un compacto único, ya a la venta, por un precio de 57.765 euros, correspondiente a la versión normal, ó 66.539 euros en el caso de la serie limitada Edition 1.

Etiquetas
Comentarios