Despliega el menú
Motor

Grandland X: El más potente y lujoso todocamino de Opel

Junto al Mokka X y Crossland X, Opel completa la gama de sus todoterrenos ligeros con el Grandland X, el más grande de la familia.

El Opel Grandland X, híbrido enchufable.
Grandland X: El más potente y lujoso todocamino de Opel
Opel

Fabricado en la planta francesa del grupo PSA en Souchaux, el Opel Grandland X es un SUV (Sport Utility Vehicle) de tamaño medio enmarcado en el segmento de más ventas actualmente. Un sector liderado desde hace más de una década por el Nissan Qashqai, donde el modelo alemán compite también con vehículos como los Peugeot 3008 –su hermano francés, con el que comparte algunos elementos–, Seat Ateca, Kia Sportage, Hyundai Tucson o Renault Kadjar, entre otros.

Son los más vendidos porque, además de su llamativa carrocería de aspecto poderoso y deportivo, su posición de conducción alta y su espacio interior amplio, son relativamente económicos y sirven para cualquier hábitat, desde la ciudad a la carretera o, incluso, el campo, si no se les exige demasiado.

El Grandland X, que llegó al mercado el pasado año, es el mayor de la saga de todocaminos de Opel, junto a sus hermanos menores, el Mokka X y el Crossland X, fabricados ambos en la planta zaragozana de Figueruelas.

Todocamino medio

Con 4,4 metros de longitud, 1,8 de anchura y 1,6 de altura, el Opel Grandland X es un SUV de presencia robusta y llamativa.

Dentro, cuenta con mucho espacio para los pasajeros y un maletero con capacidad para 514 litros, uno de los más grandes de su categoría. El portón dispone, opcionalmente, de un sistema eléctrico de apertura manos libres que se abre al pasar el pie bajo el paragolpes trasero o pulsando un botón. Destaca el confort de los asientos, especialmente cómodos. La calidad de los materiales y de los acabados es buena. También resulta fácil e intuitivo el control de los mandos y del ordenador de viaje.

Motores diésel y gasolina

Bajo el capó, el Grandland X ofrece la posibilidad de montar dos motores diésel –de 130 y 177 CV. El propulsor tope de gama, el 2.0, acelera de cero a 100 km/h en 9,1 segundos. Puede alcanzar una velocidad máxima de 214 km/h y consume, de media, 4,9 litros a los 100 km. El diésel de 1.5 litros con 130 CV gasta poco, con una media de 4,2 l/100 km.

Además, el Grandland X incorpora dos propulsores de gasolina: un 1.2 Turbo PureTech de 3 cilindros y 130 CV de potencia y un 1.6 de cuatro cilindros y 180 CV. A finales de 2019 o principios de 2020, Opel también ofrecerá una versión del Grandland X híbrida enchufable.

Volver al suplemento de 'On the road'.

Etiquetas
Comentarios