Despliega el menú
Motor

Comienza la temporada de nieve: ¿sabes cómo transportar tus esquís en el coche?

Una carga extra del coche puede afectar al centro de gravedad del vehículo, limitar la velocidad de conducción o suponer un gasto extra de combustible.

Colocar mal los esquís en el coche puede suponer una multa al conductor.
Colocar mal los esquís en el coche puede suponer una multa al conductor.
Unsplash

El esquí y el 'snowboard' son dos disciplinas deportivas que despiertan gran pasión en Aragón, y no es de extrañar, pues las siete estaciones de la Comunidad - Candanchú, Astún, Formigal, Panticosa, Cerler, Gúdar-Javalambre y Valdelinares- ofrecen cerca de 400 kilómetros esquiables de esquí alpino y cerca de 150 para esquí nórdico. 

Aunque una gran parte de los amantes de este deporte alquila el equipamiento necesario al llegar a las pistas, hay otros tantos que disponen de su propio equipo y se enfrentan cada vez que acuden a las pistas a la ardua tarea de cargar los esquís y la tabla en el coche. Para ello, hay que tener en cuenta la normativa de tráfico, pues colocar la carga de manera incorrecta puede suponer una multa para el conductor del vehículo. 

En caso de que los esquís quepan en el interior del habitáculo, hay que llevarlos bien sujetos y sin dificultar la conducción, es decir, no pueden invadir el espacio del conductor entre medio de los dos asientos delanteros. También existen unas bolsas que permiten colocarlo entre medio de los asientos traseros, siempre y cuando el vehículo permita plegar el asiento central.

Si hay que llevarlos en el exterior, existen diferentes métodos para colocarlos, ya sea en el techo del coche o en la parte de atrás. En este caso, hay que tener en cuenta que afectan al centro de gravedad del vehículo y pueden suponer un aumento de consumo de combustible.

Portaesquís de techo. Es el más utilizado, pues se adapta a la perfección a las barras del techo del vehículo. Los esquís deben ir con las puntas hacia atrás. Portaesquís magnético. Fijados al techo del vehículo mediante imanes, se adhieren a la chapa sin dañarla, pero hay que asegurarse de que la adherencia sea total para evitar sustos. La ventaja es que pueden quitarse del vehículo después de utilizarlos, aunque los fabricantes de estos sistemas recomiendan no superar los 90 km/h durante su uso. Cofre. Aunque es la opción más cara, lo cierto es que un cofre sirve para todo el año, pues permite transportar gran cantidad de bultos y elementos como si de un maletero extra se tratase. A la hora de escogerlo, conviene buscar el modelo más aerodinámico para que no ofrezca resistencia en la conducción y no gaste más combustible del deseado. Portaesquís de bola. Se trata de un dispositivo que se instala sobre la bola de enganche y apenas gasta combustible extra. En este caso, esquís y tabla van en posición vertical. También se puede colocar la bicicleta sin problema. Portaesquís de rueda. Está pensado para los todoterrenos, pues va atornillado sobre la rueda de respuesto del exterior. También se colocan en posición vertical y no afectan al consumo o la conducción.- Ir al suplemento 'On the road'

Etiquetas
Comentarios