Despliega el menú
Motor

Cinco claves para conducir sin riesgos en invierno

La bajada de las temperaturas y las nieves y heladas propias de estas fechas afectan al estado de las carreteras, pero también al del vehículo.

En invierno conviene extremar la precaución al volante.
En invierno conviene extremar la precaución al volante.
Pixabay

Según los datos que maneja la Dirección General de Tráfico, el invierno es una época especialmente peligrosa en carretera debido a las inclemencias meteorológicas. Nieve, lluvia y niebla dificultan la conducción y aumentan de manera notable la tasa de accidentes durante los meses invernales. Para evitar sustos, hay que aumentar la concentración al volante y pasar por el taller, pues hay varios puntos del vehículo que conviene tener a punto.

1. Revisa los neumáticos. En algunos países europeos ya es obligatorio poner neumáticos de invierno, pues son más seguros. En cualquier caso, la profundidad del dibujo debe ser de 1,6 mm y conviene comprobar también la presión antes de iniciar la marcha. Las cadenas deben ir siempre en el maletero, pues el temporal de nieve puede llegar en cualquier momento. 2. Temperatura ambiente. 21 grados es la temperatura óptima en el interior del vehículo, pues si es demasiado alta es probable que se empañen los cristales y se complique la visión. Además, si hace demasiado calor, la sensación de somnolencia aumenta.  3. Comprueba los líquidos. Aunque conviene revisar todos los líquidos del coche, el anticongelante es el más importante,  pues asegura que el motor soporte sin problemas las bajas temperaturas. 4. Batería, frenos y dirección. Revisar que la dirección del vehículo, las pastillas y los discos de frenos estén en buen estado es fundamental, además de recargar la batería y comprobar que esté en perfecto estado, ya que en invierno su uso aumenta con la calefacción y otros sistemas del vehículo. 5. Conducción segura.En caso de nieve o niebla, hay que aumentar la distancia de seguridad y reducir la velocidad, sobre todo si la calzada resbala ya que las ruedas pueden perder algo de tracción. También conviene llevar el depósito lleno, pues puede que nos cueste más tiempo llegar al destino o desviarnos de la ruta si hay alguna carretera cortada.- Ir al suplemento 'On the road'

Etiquetas
Comentarios