Despliega el menú
Motor

¿Por qué hay que dar un golpe en el capó del coche los días de frío?

La Policía lo recomienda porque los gatos se cuelan en su interior y pueden provocar daños en el vehículo si se arranca el motor con ellos dentro.

Mensaje de la Policía en el que se alerta del peligro que supone que un gato se meta en el motor.
Mensaje de la Policía en el que se alerta del peligro que supone que un gato se meta en el motor.
Twitter

Con la llegada de las bajas temperaturas propias de estos meses otoñales e invernales, los animales callejeros buscan refugio en cualquier rincón que les libre del frío. En el caso de los gatos, suelen intentar entrar en calor cobijándose en el motor de los coches, un gesto muy peligroso, no solo para ellos, sino también para los propietarios del vehículo, que pueden ver como esta parte, fundamental para su correcto funcionamiento, queda inutilizado después de arrancarlo con un minino dentro.

Para evitar disgustos innecesarios, la Policía Nacional recomienda a los propietarios del coche una sencilla medida que consiste en dar un toque en el capó para avisar al animal de que es el momento de buscarse otro cobijo.

La mayoría de estos gatos, y también de algún pequeño perro callejero, se suelen cobijar en zonas poco accesibles de coches y camiones. Escondites que suelen ser difíciles de localizar, de ahí la importancia de dar estos golpes o tocar la bocina antes de arrancar el motor para que le dé tiempo al animal a salir de su guarida provisional.

Normalmente, cuando los gatos adultos oyen ese ruido se van corriendo y se evita un incidente que puede salirle muy caro al propietario del coche.

También es importante comprobar que no hay ningún animal pequeño en la parte superior de las ruedas, que es su sitio preferido cuando el frío y la lluvia amenazan con llegar. En este caso, basta con echar un simple vistazo a las cuatro ruedas para descartar que hay algún animal. Un gesto mínimo, antes de arrancar, que puede salvarle la vida a esos gatos callejeros que se refugian en los coches para huir del gélido invierno sin ser conscientes del peligro que su gesto tiene para ellos y también para la integridad del vehículo.

Más información en el Suplemento On the road

Etiquetas
Comentarios