Despliega el menú
Motor

Cómo evitar un viaje de perros. Una breve guía para un trayecto con mascotas

Si vas a iniciar una ruta con tu 'mejor amigo' y no sabes cómo planificarla, te damos unos sencillos consejos para que no acabe convirtiéndose en un desastre.

Si el viaje se va a realizar con un perro, es indispensable que este vaya bien sujeto.
Si el viaje se va a realizar con un perro, es indispensable que este vaya bien sujeto.
Pixabay

Aquellos que tengan mascota saben que es un miembro más de la familia. Este fiel compañero está presente en todos los momentos de tu vida, incluso en tus viajes, pero ¿sabes qué medidas de seguridad has de seguir para que tu ‘mejor amigo’ esté seguro en el vehículo? Esta guía va destinada a los orgullosos dueños de perros, gatos, roedores y demás animales de compañía.

Según la DGT, los animales han de estar bien sujetos durante el trayecto, con el fin de que no interfieran en la conducción. Según la normativa de tráfico si se trata de un viaje en coche, el conductor está obligado a mantener su libertad de movimientos, el campo de visión y la atención a la ruta. Por ese motivo, es importante que el animal no campe a sus anchas por el automóvil. Para ello, se puede apostar por mecanismos de sujeción como un arnés o en un trasportín. Este último está recomendado para animales de menor tamaño, como gatos.

En la medida de lo posible, hay que intentar proporcionarle un trayecto tranquilo. Sobre todo si tu mascota no está acostumbrada a viajes en coche, pues, además de estresarse, podría marearse y vomitar. Para evitar posibles indigestiones, es recomendable no dar de comer al animal inmediatamente antes de ponerse en marcha, dejando un margen de dos horas. Sin embargo, sí es recomendarle darle agua fresca, antes, durante y después del trayecto. De esta forma, se procurará su hidratación además de refrescarle. Asimismo, es importante tener en cuenta el tiempo de descanso de cada trayecto, pues se recomienda hacer una parada, mínimo, cada dos horas.

Además, se deben tener en cuenta otras consideraciones. En el caso de que tu acompañante sea peludo, es aconsejable poner fundas para los asientos para que no se llenen de pelos. Y, si hace mucho calor, conviene bajar un poco las ventanillas para airear el vehículo.

Perros, gatos y hurones correctamente identificados

Es imprescindible que tu mascota haya hecho una visita al veterinario antes de iniciar el viaje. En primer lugar, porque de esta forma te asegurarás de que esté en perfectas condiciones de salud para afrontar el viaje y, en segundo lugar, porque de esta manera, podrás actualizar su cartilla sanitaria oficial que ha de estar sellada por un veterinario colegiado y que le deberá acompañar durante todo el viaje. Para evitar posibles problemas al cruzar la frontera de cualquier estado de la UE, deberás portar el Pasaporte Europeo de Mascotas. En este documento han de constar los datos de tu fiel compañero, además del historial de vacunas, en especial las de la rabia. Si se va a emprender un viaje a un destino en el que existe riesgo de rabia, sería conveniente someter al animal a un test para determinar si la padece. Este último procedimiento debe constar en el mencionado pasaporte.

Asimismo, es importante señalar que al iniciar un trayecto, dentro y fuera de la UE, se deben cumplir una serie de requisitos sanitarios y de identificación de los animales. Así, los perros deben llevar el chip de identificación. En caso de visitar un destino no perteneciente a la UE, tu mascota deberá cumplir la normativa del país al que ingresa, pero teniendo en cuenta que, además, se deben cumplir los de la UE a la vuelta de vacaciones.

¿Y qué pasa con el resto de especies?

En cuanto a las aves de compañía, hay que recordar que no existe una normativa europea que se aplique a estas especies, por lo que cada país tiene sus propia legislación. Si se viaja desde otro país de la UE a España, es importante que vayan acompañados de un certificado veterinario conforme al modelo Intra-2.

En cuanto a otros animales como roedores, conejos, reptiles, algunas especies acuáticas, anfibios y determinados invertebrados, si van a introducirse en el territorio nacional deben poseer el certificado Intra que corresponda, en español y emitido en los últimos diez días. Al igual que sucede con las aves, si se va a viajar a uno de los estados miembro, habrá que atender a la normativa de cada uno de los países y lo mismo sucede con los destinos que se encuentren fuera de la UE.

- Ir al suplemento 'On the road'.

Etiquetas
Comentarios