Despliega el menú
Motor
Suscríbete

¿Cuándo tienes que cambiar el aceite del coche?

Tanto la falta como el exceso de este líquido puede provocar graves daños en los vehículos. Aquí se explican algunas claves para que sepas cómo manejarlo correctamente.

El 38% de las 5.360 toneladas recogidas procedía de talleres de vehículos.
La medición del aceite es uno de los aspectos más importantes en el mantenimiento de los vehículos debido a las consecuencias que acarrea no hacerlo correctamente.
Freepik.

Son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de preparar el coche tanto de cara a las vacaciones como para el día a día. Entre ellos, quizá el del aceite sea el más peliagudo, en muchos casos por desconocimiento, pero también por las consecuencias económicas que acarrea el hecho de que no se atienda debidamente.

En cualquier caso, se trata de uno de los aspectos más importantes en lo referente al mantenimiento de los vehículos. Si este líquido no se cambia de forma periódica pueden producirse afecciones como el desgaste de las partes metálicas del motor e incluso que este se averíe gravemente, todo ello debido al excesivo aumento de la temperatura que se daría. La falta de lubricación del mismo puede causar, además, la rotura de los casquillos de biela, arqueos de levas y, finalmente, el gripado o rotura del propio motor. Una serie de daños cuyo coste de reparación oscila entre los 1.000 y los 4.000 euros.

De todas formas, las cuestiones a tener en cuenta a este respecto no acaban ahí, pues un excesivo vertido de aceite también puede provocar deterioros. Algunos de ellos son que se reduzca la vida útil del motor del coche por el considerable aumento del calor o que este líquido se airee demasiado, estropeándose y no sirviendo como engrasador del motor, lo que conduciría a un nuevo sobrecalentamiento que causaría pérdidas de presión.

Para evitar todos estos problemas y un gasto económico considerable, es fundamental que sepas cómo medir el nivel de aceite de tu coche a través de la varilla que lleva incorporada. Para ello, es importante también que consultes el manual del vehículo o preguntes en talleres especializados acerca de cuáles son las cantidades recomendadas.

¿Qué momento es el adecuado?

Esta decisión puede variar en función del modelo, la marca y el año de fabricación del coche, de la zona climática en la que resida el conductor, de su manera de conducir y de factores ambientales como la contaminación o la humedad. En el manual se refleja el número de kilómetros máximos que se puede recorrer con el mismo aceite, que puede ir de los 5.000 a los 30.000. Una cuenta que también puede hacerse por tiempo y que iría de los tres a los 24 meses, teniendo en cuenta que en un coche parado este líquido se estropea a causa de la oxidación.

Afinando más, se podría decir que el nivel de aceite debería comprobarse cada 3.000 kilómetros, para lo que es preciso introducir la citada varilla de medición con el motor en frío y observar si este índice supera el mínimo necesario. Además, los vehículos más modernos ya están pensados para que se les haga un cambio de aceite cada 15.000 kilómetros, reduciéndose esta cifra hasta los 5.000 o 10.000 para los de más de diez años. Asimismo, el nivel de líquidos y filtros hay que revisarlo (o, en su caso, cambiarlo) al menos una vez al año, especialmente si se trata de un automóvil de más de una década de antigüedad.

Por último, existen algunas señales que ayudan a saber cuándo hay que llevar a cabo el cambio de aceite urgentemente: si el lubricante desprende un olor fuerte y desagradable, la luz de alarma está encendida indicando problemas en el motor o si este hace más ruido de lo habitual son algunas de ellas.

- Ir al suplemento 'On the road'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión