Despliega el menú
Motor
Suscríbete

Opel prepara para Ginebra el Insignia más familiar

El Opel Insignia Sports Tourer, ahora más atlético y tecnológico, adelgaza 200 kilos y aumenta la capacidad del maletero en cien litros para llegar a los 1.640.

El Opel Insignia Sports Tourer presenta en su segunda generación un aspecto más ágil y estilizado.
Opel prepara para Ginebra el Insignia más familiar
Opel

Será presentado en el próximo Salón de Ginebra en marzo, aunque en España se podrán realizar reservas desde finales de este mes. Como ya hiciese con la versión berlina del Insignia, la Grand Sport, Opel renueva también la familiar, la Sports Tourer. Su aspecto se ha estilizado haciéndose más deportivo y ágil. Además, como ya es norma de la casa, el equipamiento tecnológico cobra una especial relevancia. Pensado tanto como vehículo de negocios como para el uso privado, su versatilidad queda de manifiesto gracias a un maletero de 1.640 litros de capacidad, cien más que el modelo anterior. Además, para poder acceder a él de forma sencilla, se ha incorporado un sensor en el paragolpes con el que basta con acercar el pie para que el portón se accione.

El nuevo Sports Tourer nace con 200 kilos de peso menos que su antecesor, dependiendo del acabado y la motorización elegidas. Respecto a esto último, Opel no facilita demasiada información, aunque avanza que estará disponible con una amplia gama de motores turboalimentados de gasolina y diésel, junto con cajas de cambio de última generación. Entre ellas, la novedad será una automática de ocho velocidades.

No es ésta la única característica exclusiva que incorpora el modelo. Será el primero de Opel dotado de capó activo, que se eleva en milésimas de segundo en caso de colisión con un peatón. Otros equipamientos tecnológicos son el sistema de iluminación matricial, que consta de 16 segmentos en cada uno de los faros delanteros que varían de intensidad en las curvas en función del ángulo de giro del volante, la pantalla de proyección HUD, que refleja en el parabrisas información como la velocidad y las señales de tráfico, la cámara de visión de 360º, el control de crucero adaptativo, el asistente de mantenimiento de carril y la alerta de tráfico transversal trasero.

Su aspecto retrotrae al deportivo ‘concept car’ Monza de 2013. Especialmente en la parrilla y los faros, delante, y en las líneas definidas y los finos pilotos, atrás. La sensación que otorga es de vehículo alargado, gracias, entre otros aspectos, a la forma de álabe que comienza en la puerta delantera, al embellecedor cromado de las ventanillas y a los raíles del techo.

En el interior se ha ganado en luminosidad y sensación de espacio gracias al techo solar panorámico. El conductor, se sitúa en una posición más baja que en el modelo anterior y está rodeado por el panel de instrumentos y la consola central. La parte central del salpicadero está dominada por una pantalla táctil sin marco que se orienta hacia la izquierda. No faltan el sistema multimedia IntelliLink y el servicio de asistencia Opel OnStar.

Volver al suplemento de motor. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión