Despliega el menú
Motor

Toyota C-HR, un 'crossover' híbrido, dinámico y muy divertido

Fresco, eficiente, y con un excelente comportamiento sobre el asfalto. Así es el nuevo C-HR de Toyota.

El diseño exterior del C-HR combina la silueta de un cupé, con el aspecto robusto de un todocamino. No deja indiferente.
Toyota C-HR, un 'crossover' híbrido, dinámico y muy divertido
Toyota

Con el nuevo C-HR, Toyota se desmarca de los convencionalismos. Se acabaron los diseños correctos, funcionales, que no enamoran a primera vista. Sobre gustos no hay nada escrito, pero queda claro que la apuesta en diseño realizada por la marca en este modelo no tiene precedente en la gama. Los diseñadores del nuevo ‘crossover’ han gozado de libertad. Tanta, que el modelo apenas ha cambiado respecto al primer prototipo del Salón de París de 2014. También es cierto que la marca japonesa ha sido de las últimas en llegar al segmento, lo que le obliga a ofrecer algo más que la competencia. Una vez probado, podemos corroborar que ese plus está presente y no se limita exclusivamente a una fachada bonita.

De combinar la línea superior de un cupé, con el aspecto inferior robusto de un SUV. Trazos marcados que fluyen entre unos prominentes pasos de rueda. Detalles como los tiradores ocultos de las puertas traseras, sus ópticas, o un llamativo alerón trasero, le aportan frescura e incluso un cierto toque de irreverencia. Con 4,36 metros de longitud, el C-HR parece más pequeño de lo que es. El interior es amplio y cuidado. Su diseño está plagado de detalles que recuerdan la forma de un diamante, presentes en el guarnecido del techo, los paneles de las puertas o en las rejillas de los altavoces.

Suave y eficiente

Y ya que hablamos de diamantes. Bajo el capó se esconde una joya en forma de tecnología híbrida, la cuarta generación de Toyota. Se trata de un sistema con una potencia combinada de 122 CV, obtenida a partir de un motor térmico de alta eficiencia de 1,8 litros, y sendos motores eléctricos, que ahora son de menor tamaño. El sistema se asocia a una transmisión continua variable. Con un consumo mixto de solo 3,6 l/100km, el conjunto resulta especialmente suave y silencioso en tráfico urbano, aunque por contra, la rumorosidad se deja notar más de lo normal en carretera. En Toyota están tan orgullosos del conjunto, que de momento, será la única motorización disponible en España.

Dinámica de nota

Suspensiones adaptadas al gusto europeo, en combinación con el centro de gravedad más bajo de su categoría, se traducen en un comportamiento destacable, muy similar al de un turismo. En cuanto a la gama, se articula en torno a cuatro niveles de acabado, cuyos precios oscilan entre los 24.250 y los 28.500 euros, con un equipamiento muy completo desde las versiones de acceso, que cuentan, incluso, con el paquete de seguridad Toyota Safety Sense.

Volver al suplemento de motor. 

Etiquetas
Comentarios